Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro del Interior solo espera la disolución incondicional y rechaza que se perpetúe como actor político

El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha advertido este lunes de que el único comunicado que espera de ETA es el de su "disolución incondicional", tras conocerse un documento interno incautado por la Guardia Civil al comité ejecutivo de la banda terrorista en el que se reafirma en el abandono de la lucha armada.
En declaraciones a los periodistas en la toma de posesión de cinco comisarios principales de la Policía Nacional en Cataluña, ha sentenciado: "No vamos a parar hasta que ETA se disuelva incondicionalmente, por las buenas o por las malas".
"El Estado de Derecho ha derrotado a ETA pero vamos a seguir trabajando hasta conseguir no solo su derrota policial, que es un hecho, sino su disolución, absoluta realidad que se manifiesta operativamente de manera continuada", ha sentenciado.
Ha asegurado que "pretende perpetuarse, no tiene voluntad de disolverse, como un actor político más para condicionar o tutelar lo que ellos llaman proceso de liberación nacional para que sus objetivos estratégicos de independencia y socialismo se mantengan".
"La labor política le corresponde a los partidos políticos y no a una organización terrorista. Es absolutamente inadmisible", ha dicho.
Al preguntársele si ETA colocará a dirigentes liberados tras la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que tumbó la doctrina Parot en Bildu, Sortu y Amaiur, el ministro ha respondido que, si los partidos acogen a estas personas, debe ser "para actuar en el marco de la ley", mientras que, si se salen, la ley actuaría con absoluta contundencia, según sus palabras.