Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro Morenés inaugura la exposición dedicada a rescatar la figura del marino español Blas de Lezo

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha inaugurado este miércoles en el cuartel general de la Armada en Madrid la exposición 'Blas de Lezo, el valor de mediohombre', con un acto que ha repasado la historia de este teniente general de la Armada de origen guipuzcoano que lideró en 1741 la defensa de Cartagena de Indias (actualmente Colombia) frente a una poderosa flota inglesa, lo que permitió "mantener el dominio español" en América.
Morenés ha presidido la inauguración acompañado por el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz Delgado, en un acto que también ha contado con la asistencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el portavoz del Partido Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, entre otras personalidades.
Celebrada en una abarrotada sala del siglo XIX del Museo Naval, que alberga la exposición y se ubica en el mismo edificio, durante la presentación también ha intervenido el director del Órgano de Historia y Cultura Naval, José Antonio González Carrión, que ha trazado el "épico" perfil de Blas de Lezo: cojo, tuerto y manco desde los 25 por heridas en combate, pero uno de los marinos más importantes de la historia de España. "Su historia merece ser llevada al cine, sería un éxito asegurado", ha afirmado González Carrión.
Tras la presentación, los asistentes han podido realizar la primera visita a la exposición, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 13 de enero, y donde se enmarca la trayectoria de Blas de Lezo en el contexto de la primera mitad del siglo XVIII: la llegada de la monarquía borbónica, la guerra de Sucesión y las consecuencias del Tratado de Utrecht --del que se cumplen ahora 300 años--, la defensa de los territorios ultramarinos y el fortalecimiento de la construcción naval española.
Reúne un total de 80 piezas procedentes del Patrimonio de la Armada, de diez museos, archivos e instituciones españolas, además de un museo colombiano y de dos colecciones particulares. En la muestra, se exponen por primera vez en España dos retratos de gran valor iconográfico: el de Sebastián de Eslava, perteneciente al Museo de Arte Colonial de Bogotá, y el del propio Blas de Lezo, de la colección particular de la Condesa de Revilla-Gigedo.