Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre del minusválido condenado por intento de violación reniega de la conformidad

Asegura que su hijo es "inocente" pese a haber admitido la autoría de los hechos y alude a una "encerrona del abogado" defensor
La madre del joven de Coria del Río (Sevilla) con una minusvalía del 43 por ciento que ha aceptado una condena de cuatro años de cárcel por intentar violar a una menor de 12 años de edad ha manifestado este lunes que los hechos que figuran en la sentencia condenatoria aceptada por el muchacho son "mentira" y que su hijo es "inocente".
Según esta mujer, la familia de la menor habría "amenazado" al abogado defensor del joven y éste, a su vez, le habría hecho aceptar la condena por conformidad sin explicarle supuestamente que con ello asumía y reconocía la autoría del intento de violación.
Como hemos informado, la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro años de cárcel a Francisco José R.E., de 24 años de edad y vecino de Coria del Río, después de que el joven, que sufre una minusvalía psíquica del 43 por ciento, aceptase los hechos de los que le acusaba la Fiscalía, tipificados como delito de agresión sexual en grado de tentativa. El asunto, así, fue resuelto por conformidad entre las partes.
Los hechos, según refleja la sentencia, ocurrieron sobre las 17,00 horas del 15 de junio de 2008, cuando el procesado vio salir a la menor de una tienda de comestibles de la localidad. "Conocedor de la edad de la menor por ser amigos y vecinos, y movido por el ánimo de satisfacer sus deseos sexuales", el ya condenado abordó a la menor, la agarró "con fuerza" y le sujetó las dos manos colocándoselas por la espalda", dice la sentencia consultada por Europa Press.
A continuación, el acusado tiró de ella hasta llevarla a un descampado próximo a la tienda de comestibles, todo ello "venciendo por la fuerza la resistencia de la menor, que intentaba zafarse de él durante el camino", y una vez en el descampado intentó que le realizara una felación, aunque la menor logró zafarse por dos veces y finalmente salió corriendo, siempre según la sentencia.
SENTENCIA CONDENATORIA
Según la sentencia, el condenado padece un retraso madurativo ligero y alteraciones de conducta, junto a una enfermedad de origen cardiovascular, por lo que tiene reconocido un 43 por ciento de minusvalía --34 por ciento de limitación en la actividad y nueve por ciento de factores sociales complementarios--. No obstante, y desde el punto de vista médico legal, la enfermedad mental que padece el imputado no produce afectación en su capacidad de conocer y actuar, dice la Audiencia, que recuerda que la causa ha tenido "graves" retrasos de hasta cuatro años por efectos procesales en la citación de la víctima para someterla a la prueba pericial psicológica.
De cualquier modo, la madre del joven, Eva María, ha manifestado a Europa Press que si bien su hijo aceptó la autoría de los hechos, es "inocente" y el reconocimiento de los hechos deriva de "una encerrona del abogado". Según defiende, la menor involucrada en los hechos pertenece a una familia de etnia gitana que "ha amenazado al abogado" defensor del muchacho y éste, de su lado, "se llevó él solo" al joven y le instruyó para que reconociese la autoría de los hechos pese a que "él no sabe qué es una conformidad". "Le ha puesto los papeles por delante para que los firme", ha enfatizado acusando al abogado de no haber defendido los intereses de su hijo.
"Estamos hundidos", dice Eva María, quien encuadra el asunto en un "conflicto" con la familia de la menor, a la que acusa de "avasallar" para obtener dinero a través de este conflicto judicial. Así, ha negado que su hijo intentase violar a la joven pese a que él mismo lo reconociese a la hora de resolver el asunto por conformidad y ha insistido en que el abogado defensor ha convencido a su hijo para que aceptase la autoría de los hechos sin explicarle las consecuencias de tal extremo. "Todo es mentira", ha repetido una y otra vez.