Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Yo mismo he tenido reticencias, le pido a los compañeros que se lean el acuerdo"

El candidato socialista a las elecciones. Alfredo Pérez Rubalcaba.telecinco.es
La firma del acuerdo para dotar de estabilidad presupuestaria a la Constitución y limitar el déficit del estado por parte del PSOE y del PP no ha devuelto la calma al partido en el Gobierno. Algunos socialistas discrepan de la reforma, piden un referéndum o advierten de que no tienen claro qué votarán. A ellos les ha pedido el candidato socialista a las generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, que se lean el acuerdo y "sus reticencias habrán desaparecido". Fuera del grupo socialista también hay voces críticas. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, pide que se celebre un referéndum el 20 de noviembre.
El diputado del PSdeG-PSOE en el Congreso, Xavier Carro, se ha sumado este viernes a "otros muchos" parlamentarios que censuran "la forma" en que se ha decidido reformar el artículo 135 de la Constitución Española y ha anticipado que apoyará una eventual petición de referéndum para que "se consulte a los ciudadanos".
"Estoy descontento, sobre todo, con la forma, porque finalmente el contenido se mejoró un poco con respecto a lo anunciado por el presidente", ha señalado para explicar que todavía no ha decidido el sentido de su voto en la Cámara baja. "Aún no tengo tomada la decisión", ha afirmado.
Además, el líder del PSC en el Parlamento catalán, Joaquim Nadal, ha evitado hoy apoyar la reforma y ha dicho que su partido no decidirá su posición hasta la Ejecutiva que celebrará el lunes.
Pese a esto, ha avanzado que el acuerdo es "mejor del que se había insinuado inicialmente" porque es más genérico y evita fijar limitaciones presupuestarias precisas en la Carta Magna.
El más crítico con el pacto ha sido el diputado del Grupo Socialista en el Congreso y exsecretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Antonio Gutiérrez, que considera que la redacción final es "peor de lo que cabía esperar", por lo que ha confirmado que votará en contra cuando se debata en el Pleno de la Cámara Baja.
"Meter un principio como el de estabilidad presupuestaria en la Constitución y hacerlo de esta manera me parece un verdadero disparate, una involución constitucional. Considero que es un profundísimo error", ha subrayado.
Además, el presidente de la Comisión de Economía del Congreso sostiene que la reforma constitucional supone un "revés muy serio" a todos los socialistas europeos y va a comportar "de propina" el suicidio del PSOE.
A todos ellos, el candidato socialista a las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, les ah lanzado un mensaje: "No hay nada peor para la izquierda política que tener una deuda excesiva". "Yo mismo he tenido reticencias, lo que le pido a los compañeros es que lean el acuerdo y sus reticencias habrán desaparecido", ha asegurado Rubalcaba.
Fuera del PSOE, una a de las voces críticas es la del portavoz de CiU ene l Congreso Josep Antoni Duran i Lleida, que ha instado a hacer posible que en el día de las elecciones, el 20 de noviembre, se celebre también un referéndum.
En su carta-web semanal a la militancia de UDC Duran se pregunta: "¿Qué sentido tiene que se reforme la Ley Fundamental, como es la Constitución, deprisa y corriendo y al margen de los ciudadanos?". EBP