Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los restos mortales de Calvo Sotelo llegan al Congreso

José Luis Rodríguez Zapatero ha recibido el féretro junto a su esposa, Sonsoles Espinosa, además de los presidentes del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, respectivamente, y la presidenta del Tribunal Constitucional, Maria Emilia Casas.
Algunos ciudadanos que se encuentran frente al Congreso de los Diputados han estado pendientes de la llegada del cuerpo sin vida de Calvo Sotelo, que ha sido trasladado al Salón de Pasos Perdidos.
Para dar mayor solemnidad al acto, se ha abierto la Puerta de los Leones de la Carrera de San Jerónimo por la que se accede directamente al salón donde se han ubicado los restos mortales, que estarán acompañados durante toda la jornada por soldados de los tres ejércitos y agentes de la Guardia Civil.
 
Sobre las once de la mañana llegaban los Reyes y los Príncipes de Asturias al Palacio de la Carrera de San Jerónimo, donde han presidido los actos que se celebran en memoria del ex presidente Calvo Sotelo. La Familia Real, de luto riguroso, fue recibida por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y su esposa, Sonsoles Espinosa, además de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y el Jefe del Estado Mayor del Ejército, Félix Sanz.
También fueron recibidos, entre los aplausos del público que se ha congregado frente a las puertas del Congreso de los Diputados, por los presidentes del Congreso y el Senado, José Bono y Javier Rojo, respectivamente.
Tras acceder al interior de la capilla ardiente, los Reyes y los Príncipes han dado el pésame a la viuda e hijos de Calvo Sotelo. El monarca, muy emocionado, ha depositado sobre el féretro del ex presidente, cubierto con la bandera española y escoltado por soldados de los tres Ejércitos y la Guardia Civil, el Collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III.
En el interior del Salón de los Pasos Perdidos, donde se ha instalado la capilla ardiente, están también el líder del PP, Mariano Rajoy, y el ex presidente del Gobierno José María Aznar, acompañados de sus esposas, así como el hijo del ex presidente Adolfo Suárez, Adolfo Suárez Illana, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, entre otras personalidades de la política.