Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'número dos' de Blesa pide su absolución porque no fue el "ideólogo" de las tarjetas black

Sánchez Barcoj afirma que su labor era "puramente instrumental" y denuncia el "ímpetu persecutorio"
El ex director financiero de Caja Madrid y antigua mano derecha de su presidente Miguel Blesa, Ildefonso Sánchez Barcoj, ha reclamado a la Audiencia Nacional que le absuelva del caso de las 'tarjetas black', puesto que no fue su "ideólogo" y se limitó a realizar una actividad "puramente instrumental" siguiendo las instrucciones del expresidente.
Sánchez Barcoj ha presentado un escrito de defensa, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que solicita al tribunal que imponga el pago de las costas causadas en el procedimiento a las acusaciones y sostiene que Bankia y el FROB no tienen derecho a ser "reparadas" por el uso de las tarjetas de crédito, recordando que el fondo nunca saneó la caja madrileño.
El procesado, que fue también director financiero con Rodrigo Rato, asegura que las tarjetas "remuneratorias" no eran opacas "ni siquiera" para Hacienda puesto que durante, al menos, 18 años ha existido un circuito o una operativa que se aplicaba a las mismas con el fin de asignar incentivos a los directivos de la caja de ahorros.
"Resulta evidente que, puesto que había tarjetas remuneratorias con anterioridad, Sánchez Barcoj no pudo ser el ideólogo del sistema creado para las tarjetas remuneratorias", prosigue la defensa, para denunciar el "ímpetu persecutorio" en este caso.
Sánchez Barcoj, que se enfrenta a una petición fiscal de dos años de cárcel, mantiene que era el presidente el responsable de dar las instrucciones en la emisión de las tarjetas y que el se limitó, junto a sus secretarias, a llevar a cabo una actividad "puramente instrumental, habida cuenta de que sin su actuación podía perfectamente ser activada y entregada la tarjeta".
Además, afirma que "no es cierto" que Blesa le encargara gestionar ni "el día a día" ni de "ninguna forma" las tarjetas y añade que era "imposible" gestionar estos plásticos a través de circuitos "distintos" a los comunes. Por ello, tilda de "ilógico" y "malicioso" decir que no las 'visas' no estaban identificadas.
El procesado, que cargó 575.071 euros a su tarjeta, concluye que no existía en el ordenamiento jurídico ni en las normas estatutarias por las que se regía Caja Madrid "nada que impidiese que una de las formas de expresión de la retribución fija y variable comprometida, o su actualización anual, se operase a través de un instrumento financiero, como es la tarjeta de crédito".
APERTURA DE JUICIO ORAL
El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu dictó el pasado 1 de febrero el auto de apertura de juicio oral contra el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, el exresponsable de Bankia Rodrigo Rato y otros 64 antiguos representantes de ambas entidades que utilizaron las 'tarjetas black' opacas al fisco para cubrir "gastos personales".
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 cerró el pasado diciembre la instrucción al concluir que existen indicios de administración desleal por parte de los imputados que ocuparon cargos en los Consejos de Administración de ambas entidades (órganos que aprobaron el uso de los plásticos), y de apropiación indebida en el caso del resto de directivos que los utilizaron.
Se trata de una pieza separada del 'caso Bankia', en el que se investiga la fusión y salida a Bolsa de la entidad financiera a raíz de las querellas presentadas por la plataforma ciudadana '15MpaRato' y Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en 2012.