Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición entierra la reforma que apuntaba a una nueva candidatura de Lula

La oposición brasileña logró anular una propuesta de reforma constitucional que apuntaba a permitir que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva aspirara otra vez al cargo en las elecciones del 2010, informaron hoy fuentes parlamentarias.
En un movimiento de última hora, los partidos opositores forzaron a sus diputados que apoyaron la propuesta a retirar su respaldo, con lo que el proyecto de reforma constitucional será archivado, según explicaron a Efe fuentes de la Mesa Directora de la cámara baja.
La polémica propuesta, rechazada incluso por el propio Lula, fue presentada oficialmente este jueves por el diputado Jackson Barreto, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PSDB), considerado el más influyente de la actual coalición de Gobierno.
Para ser recibida por la Mesa Directora, la propuesta necesitaba el respaldo de 171 diputados y contaba con el apoyo de 183, por lo que fue aceptada.
Sin embargo, trece de los diputados que apoyaban la reforma eran de los opositores partidos Demócrata (DEM) y de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y al filo de la medianoche decidieron retirar sus firmas del documento presentado por Barreto, que quedó así sin el respaldo necesario para ser tramitado.
"Un diputado del PSDB no podría haber firmado una propuesta de esa naturaleza", declaró el presidente del partido socialdemócrata, Sergio Guerra, quien confirmó que amenazó con expulsar a los que calificó de "rebeldes".
La propuesta de Barreto sugería la convocatoria de un referendo para el segundo domingo de septiembre próximo, cuando los brasileños votarían en favor o en contra de permitir una segunda reelección consecutiva para los cargos de presidente, gobernadores y alcaldes.
La normativa vigente permite sólo una reelección y le impide a Lula ser candidato otra vez a la Presidencia en 2010, pues ya fue reelegido en el 2006.
Barreto negó que su propuesta estuviera relacionada con el cáncer linfático que sufre la ministra de la Presidencia, Dilma Rousseff, a quien Lula ha ya ha presentado como candidata del Gobierno para las presidenciales de octubre del año próximo.
El mandatario expresó decenas de veces su rechazo a una reforma que le permita aspirar a una nueva reelección el año próximo, que también fue criticada por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y por magistrados del Supremo Tribunal Federal.
Según declaró Barreto al presentar su propuesta, la posible continuidad de Lula le permitiría a Brasil "mantener la economía estable frente a la crisis financiera internacional".
No obstante, el PT adelantó ayer mismo que sus diputados "jamás" respaldarían la reforma, que según el jefe de su bancada, Henrique Fontana, era "equivocada desde el punto de vista constitucional e institucional".