Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición acusa al partido de Lula de "adelantar" la campaña electoral

La oposición brasileña acusó hoy ante la justicia al Partido de los Trabajadores (PT) por supuesto "adelanto de la campaña electoral" para los comicios de 2010, en los que será elegido el sucesor del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
La denuncia fue presentada por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) ante el Tribunal Superior Electoral, y acusa al PT de usar espacios en radio y televisión para divulgar la candidatura presidencial de la ministra de la Presidencia, Dilma Rousseff, a quien el propio Lula promociona como su "sucesora".
Según el PSDB, el PT ha usado espacios gratuitos a los que tienen derecho los partidos en los medios para presentar a Rousseff "en un contexto triunfalista" y criticar a Gobiernos anteriores, como el que presidió Fernando Henrique Cardoso entre 1995 y 2003.
La demanda afirma que todo configura un "inequívoco propósito de hacer propaganda electoral en favor de la notoria precandidata a la Presidencia" sugerida por Lula, quien no podrá aspirar a renovar su mandato en 2010, pues fue reelegido en 2006 y la Constitución solo permite una reelección consecutiva.
En el documento presentado ante las autoridades electorales, el PSDB exige que las propagandas del PT sean retiradas y que el partido en el Gobierno sea multado por "anticipar" la campaña para las presidenciales de octubre de 2010, que solo podrá comenzar a partir de julio del año próximo.
Rousseff, quien cumplirá 62 años en diciembre próximo, aún no ha sido designada oficialmente como candidata del PT, pero el apoyo que le adelantó Lula llevó al partido a presentarla como tal.
Hace dos meses, le fue descubierto un cáncer linfático, por lo que la ministra está sometida a un tratamiento de quimioterapia que ha sembrado dudas en el ámbito político en relación a su posible candidatura, que ella hasta ahora no ha confirmado.
"Sobre eso no hablo ni amarrada", declara cada vez que es consultada sobre sus aspiraciones presidenciales.
Esta semana, el PT divulgó unas encuestas de opinión que le atribuyen a Rousseff una intención de voto de entre 19 y 25 por ciento para las elecciones de octubre del año próximo, en las que el favorito continúa siendo el actual gobernador de São Paulo y líder del PSDB, José Serra, con un 35 por ciento.
En medio del debate sobre las presidenciales de 2010, incluso han surgido en el oficialismo propuestas que apuntan a reformar la Constitución con el objetivo de permitir que Lula aspire a una nueva reelección.
Sin embargo, el propio presidente les salió al paso y dijo claramente que no será candidato nuevamente, aún si fuera aprobada una reforma de esa naturaleza.
El ministro de Justicia, Tarso Genro, fue más tajante y afirmó la semana pasada que una reforma de ese tipo supondría "una ruptura" en el proceso democrático brasileño.