Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas sobre el pacto: "Si alguien no cumple estaremos yo y todos para denunciarlo"

La solución debía ser "equilibrada, digna y que no perjudicara aspectos esenciales"
El presidente de la Generalitat en funciones y de CDC, Artur Mas, ha avisado de que el acuerdo de investidura JxSí-CUP debe cumplirlo íntegramente todas las partes: "Y si alguien no cumple, estaremos yo y todos para denunciarlo".
Ante el Consell Nacional de CDC previo al pleno de investidura de Carles Puigdemont, Mas ha destacado que él tenga que renunciar a la reelección para que haya acuerdo, pero ha destacado igualmente que la otra parte también debía hacer renuncias: "Las contrapartidas no son amables".
Mas ha defendido que los errores de la CUP --que no ha explicitado, como ya rehusó explicar el sábado-- debían reconocerse con "un precio equivalente" al que paga JxSí para que haya pacto, con lo que ha aludido implícitamente a que la CUP debe asegurar las votaciones parlamentarias a JxSí y cambiar diputados electos propios.
El líder convergente ha defendido que la solución para formar Govern y evitar elecciones debía ser "equilibrada, digna y que no perjudicara aspectos esenciales".
"Y por eso los costes debían ser repartidos" entre JxSí y la CUP, según él, empezando por que él mismo haya dado lo que denomina un paso al lado, aunque ha insistido en que ha sido voluntario, ya ha repetido que su gesto no podía ser el único.
CREER EN LOS MILAGROS
Pero ha destacado por encima de todo que el beneficio es mayor que el sacrificio porque el proceso soberanista sigue adelante, como subrayó el sábado, y ha añadido: "Quien no cree en los milagros no es realista".
Para él, lo que ha hecho JxSí es coherente con la personalidad de CDC, que considera demostrada durante todo el proceso soberanista: "Nos la hemos jugado a fondo, pero sin cálculo estrictamente electoral", sino por servicio a Cataluña.
"ENSANCHAR" EL INDEPENDENTISMO
Cree que ahora el Govern de Puigdemont tendrá la fuerza que necesita para seguir dando ese servicio a Cataluña impulsando el proceso, y ha asegurado que necesitará demostrar esa fortaleza para reaccionar ante los que "actúan con muy mala baba" contra el independentismo.
El otro gran reto que ha fijado es "ensanchar la base" independentista para acabar logrando un Estado catalán, y ha pedido conseguirlo aprovechando la consecución del acuerdo de investidura, que propicia una situación que considera histórica.
Ha dicho que precisamente en los últimos días se preguntaba cómo podía ser que no hubiera acuerdo en el momento más importante del proceso soberanista, después de que las elecciones catalanas dieran un resultado que él interpreta excepcional, teniendo en cuenta que se obtuvo con una participación electoral superior al 70%.
HA SIDO UN GOVERN "DIGNO Y HONESTO"
En cuanto al Govern que deja, ha hecho un balance muy positivo, también teniendo en cuenta las circunstancias.
"Ha sido un Govern, digno, a la altura de las circunstancias, trabajador, honesto y que ha resuelto un montón de problemas en un momento de resistencia", ha asegurado.
Lo ha justificado porque sus ejecutivo se encontró con que todo estaba en contra, lo que ha resumido citando los principales problemas: crisis económica y social, "recortes en Madrid y brutalidad del Gobierno español" contra el proceso.