Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La política española continúa enredada en unos pactos electorales aún impredecibles

Los socialistas dicen que lo tienen claro: Lecciones de patriotismo, ninguna. Y menos del que consideran el candidato favorito de los secesionistas. Sánchez define a Rajoy como "el red bull de los independentistas, porque les da alas". Dicen 'no' al PP, 'no' a un frente, ni siquiera al nuevo concepto que han acuñado los populares: "la imprescindible alianza de la unidad". La mayor demostración de fortaleza, afirman, ante los que quieren dividir España. Situación más que enrarecida que Esquerra confía en que mejore. Hasta se reunirán con el Rey si hay un gesto de buena voluntad. Mantienen el fondo, el proceso, pero suavizan la forma. Aunque la oposición le recuerda que ni siquiera tendrán los presupuestos como pretenden, porque no habrá nueva financiación si mantienen el órdago soberanista.