Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los partidos comienzan la campaña con la tradicional 'pega de carteles'

Da comienzo la campaña electoral. Los partidos políticos arrancan dos semanas de intensa actividad política con la tradicional ‘pega de carteles’. El PSOE ha elegido el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. El PP se ha decantado por trasladarse a Cádiz para homenajear la Constitución de 1812. IU, por su parte, ha celebrado su mitin de apertura en el Matadero de Arganzuela.
El presidente del Gobierno y candidato del PSOE a la reelección, José Luis Rodríguez Zapatero, ha llamado a una gran participación en las urnas en el acto oficial de inicio de campaña. Sin embargo, sus primeras palabras han sido para recordar a los fallecidos en el atentado del 11-M, y a todas las víctimas del terrorismo.
Durante su intervención, que un grupo de manifestantes ha tratado de boicotear, el jefe del Ejecutivo ha recordado que en estas elecciones habrá que elegir entre una "política de diálogo y convivencia" o una política de "ordeno y mando".
"Comienza el camino hacia el cambio político"
El candidato del PP, Mariano Rajoy, ha cambiado el tradicional escenario de apertura. El partido ha comenzado la campaña en el Palacio de Congresos de Cádiz para rendir homenaje a la Constitución.
En el acto, Rajoy ha afirmado que desde ahora se inicia el "camino de la esperanza hacia el cambio político que muchos españoles desean". Además, ha prometido que durante los próximos cuatro años defenderá que España es una nación de ciudadanos libres e iguales.
El "voto valiente" de IU
El candidato de IU, Gaspar Llamazares, ha apelado al "voto valiente" para recuperar los "sueños" de la izquierda en su mitin de apertura en Madrid.
En el Matadero de Arganzuela, ante unos 300 simpatizantes, Llamazares ha querido identificarse con el "puño cerrado de la izquierda, los rojos, los verdes y no con la "mano dura de la derecha" ni con la "mano en garra" de los socialistas.