Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los partidos prometen ahorrar en publicidad exterior pero discrepan en el 'mailing'

Los partidos con representación parlamentaria se han comprometio a rebajar el gasto de publicidad exterior para las elecciones generales del 26 de junio, lo que se notará en la reducción de vallas, carteles y banderas en las farolas, pero han mostrado discrepancias en cuanto a la cuantía y alcance del recorte (si se rebaja sobre lo gastado en diciembre o sobre el máximo legal), y en cuanto al envío gratuito de propaganda electoral (si habrá o no 'mailing' conjunto o si se reducirá la ayuda que paga el Estado).

Así se ha puesto de manifiesto en la reunión que han mantenido representantes de todos los grupos parlamentarios del Congreso a instancias de UPN, cuyo portavoz en el Congreso, Iñigo Alli, ha anunciado que la próxima semana habrá un nuevo encuentro para tratar de firmar un acuerdo más concreto.
El Estado subvenciona a los partidos con una cantidad por escaño y voto obtenido en las elecciones, y además se hace cargo del envío gratuito de propaganda electoral, conocido como 'mailing', pagando una cantidad por elector (18 céntimos en diciembre) a quienes obtengan grupo parlamentario.

Cuando el Ministerio de Hacienda publique en los próximos días las ayudas por escaño y por voto que vaya a conceder, comunicará también el tope de gasto subvencionable de un partido para estas elecciones, que se aplica en función de las candidaturas que se presentan y que viene rondando los 13 millones de euros para el conjunto del país. En esa misma orden ministerial, que debe publicarse antes del lunes, se recoge el importe de las ayudas al envío gratuito de propaganda electoral, que no computan para el límite de gasto.
Los partidos coinciden en que, al tratarse de una repetición de las elecciones de diciembre, esta campaña debe ser más austera y conllevar recortes. "Es un momento excepcional y nos negamos a que el fracaso de los políticos al formar Gobierno lo paguen los españoles", ha subrayado Iñigo Alli.