Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los partidos ratifican la defensa de la democracia a 25 años del fin de la dictadura

El presidente de Uruguay, José Mujica (i), habla con el ex mandatario uruguayo Tabaré Vázquez (c) y con el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak (d), en el Palacio Legislativo de Montevideo (Uruguay), durante el acto conmemorativo de los 25 años del retorno a la democracia en el país. EFEtelecinco.es
Los partidos políticos de Uruguay ratificaron hoy su compromiso común de defensa del Estado de derecho al conmemorar el 25 aniversario del retorno de la democracia al país en un acto al que asistieron todos los presidentes que han gobernado después de la dictadura (1973-1985).
El evento, organizado por el opositor Partido Colorado (PC), al que perteneció el primer presidente de la transición, Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), se celebró en el salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo de Montevideo.
El actual gobernante, José Mujica, del izquierdista Frente Amplio, acudió a la cita con casi todo su gobierno.
También asistieron el ex presidente de Brasil José Sarney (1985-1990) y el diputado argentino Ricardo Alfonsín, hijo del fallecido presidente Raúl Alfonsín (1983-1989), como símbolo de la lucha por la democracia en el Cono Sur americano.
Todos los oradores, sin importar su credo político, destacaron el esfuerzo de los uruguayos por mantener y desarrollar la democracia en el cuarto de siglo transcurrido desde la dictadura, así como los progresos logrados en defensa de la paz.
Según el líder del Partido Colorado, el senador Pedro Bordaberry, este acto es el comienzo de una serie de actividades conmemorativas que se extenderán hasta fin de año.
"Nos parece que 25 años es un momento idóneo para reflexionar sobre lo ocurrido en Uruguay y queremos destacar todas las cosas buenas que han ocurrido y a las que no se les suele prestar atención", afirmó.
Bordaberry destacó que en ese período el país ha tenido seis presidentes, muchos plebiscitos con resultados a favor y en contra del Gobierno de turno y tres partidos distintos en el poder.
"Son muchas cosas y todo ha ocurrido en paz, sin un solo amague del quiebre constitucional", afirmó el senador, cuyo padre, Juan María Bordaberry, fue el presidente constitucional devenido en dictador con el golpe de Estado que terminó con la democracia en 1973.
En su alocución, Sanguinetti se refirió a la unión de los partidos políticos en defensa de la democracia como "una honra" para "la cultura cívica" de Uruguay.
"Que estemos todos acá, ese es el mejor homenaje que se le puede hacer a esos 25 años de democracia", dijo.
El ex presidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995), líder del conservador Partido Nacional, remarcó que el hecho de que Uruguay recuerde esta fecha de forma unánime se debe a que la democracia "está inserta en el ADN del país".
Todos los oradores recordaron también la unanimidad en los partidos para restablecer la libertad en los últimos días de la dictadura y alabaron sin distinciones a líderes como Wilson Ferreira, del Partido Nacional, y Liber Seregni, del Frente Amplio, como figuras claves de esa etapa.
"La democracia tiene valor cuando la pierdes, mientras tanto no le das valor. Es como esta institución (Parlamento) en la que estamos, tal vez diariamente se le da poca importancia, pero cuando la perdemos nos damos cuenta de que tiene mucha importancia", dijo a la prensa antes del evento Mujica, un ex guerrillero tupamaro.
Precisamente la asunción de Mujica en marzo pasado como el segundo presidente de izquierdas de la historia del país tras su antecesor, Tabaré Vázquez (2005-2010), ha generado hasta ahora una inusitada sintonía entre sectores opuestos del arco político uruguayo.
El mandatario, que por su lucha guerrillera pasó trece años en la cárcel, la mayoría durante la dictadura, ha afirmado en varias ocasiones que necesita de la cooperación de las distintas fuerzas para crear políticas de Estado.
Su propuesta ha sido aceptada y ha permitido el acceso de representantes de todos los partidos a la dirección de las empresas públicas más importantes, entre otras medidas.
Además, su promesa electoral de avanzar en la reforma y modernización del Estado, una de las principales tareas pendientes en un país altamente burocratizado, es bien vista por varios sectores de la oposición, pese a sus fuertes implicaciones sociales.
"En el Partido Colorado creemos que siempre hay espacio para mejorar, y ese es uno de los desafíos pendientes hace mucho. La propuesta del Gobierno es muy buena", dijo Bordaberry a Efe al respecto.