Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pequeño Nicolás “sigue teniendo mucho apoyo de sus amigos políticos y empresarios”

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, alias el pequeño Nicolástelecinco.es

El pequeño Nicolás está tranquilo apartado de los medios y de sus “amigos políticos y empresarios” que, según ha contado su entorno a el diario La Razón siguen siendo “muchísimos”. Nicolás, o Fran como le llaman los suyos, le ha asegurado a los suyos que, “de momento” es “presunto y nadie me ha denunciado”. Nicolás niega ser del CNI pero admite que “ha colaborado con ellos en lo que le han pedido”.

Francisco Nicolás no se considera un “cazafotos”, dicen los suyos en unas declaraciones en exclusiva al diario La Razón. El joven más buscado, de 20 años, se ríe de lo que cuentan de él porque “casi todo” es “mentira”.
“No le molesta que le digan estafador” porque “confía totalmente en la Justicia”, recoge el diario. Está tranquilo porque dice que “no tiene ninguna denuncia”, solo “una declaración de un empresario supuestamente estafado” y que no ha querido denunciar.
El pequeño Nicolás dice que nunca se ha colado en ningún sitio. “Siempre he acudido con invitación personal”, ha explicado. Ha contado a los suyos que no pertenece al CNI, aunque “ha colaborado con ellos cuando se lo han pedido”.
Sobre el chalé de El Viso, los suyos dicen que nunca ha hecho fiestas allí. “Solo iba a tomar alguna copa de vez en cuando con sus amigos”. Además, señalan que el chico tenía acceso a otra vivienda de la zona. Sobre sus grandes fiestas en discotecas, dicen que solía ir a reservados pero niegan que se gastara miles de euros en una noche.
Nicolás está tranquilo en un refugio secreto. Dicen los suyos que sigue teniendo muchísimo apoyo de sus amigos políticos y empresarios” aunque “es normal que no lo defiendan públicamente”.