Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un perito apunta a la responsabilidad de Boeing al detectar un fallo de diseño en el relé

Se trata el dispositivo que suministra electricidad a cuatro soportes del avión, entre ellos la alarma y la sonda de temperatura
Un perito de la Asociación de Víctimas del Vuelo JK5022 ha ratificado un informe ante el juez Javier Pérez, que investiga el accidente del avión de Spanair del 20 de agosto de 2008, en el que se concluye un fallo de diseño por parte de Boeing del relé o el dispositivo que suministra electricidad a cuatro soportes del avión, entre ellos la alarma que debió avisar a los pilotos de la mala configuración del avión.
En concreto, el informe que ha sido ratificado esta mañana ante el magistrado instructor y las demás partes personadas en la causa apunta a un "flagrante" fallo de diseño por parte del fabricante, lo que podría ampliar la responsabilidad penal a Boeing.
La importancia del relé R2-5 radica en que se trata del elemento que suministra electricidad al calefactor de la sonda de temperatura de aire conocida como RAT. Precisamente, una avería en el RAT provocó que el primer despegue se abortara y el avión tuviera que regresar al hangar para que los técnicos repararan la avería.
Los Técnicos de Mantenimiento despacharon el avión desconectando un fusible del RAT, lo que provocó que el avión se desconfigurara y se desactivara el TOWS (el sistema de alarmas del avión).
Por otro lado, la misma asociación de víctimas expondrá los próximos 27 y 28 de octubre un informe sobre el Plan de Emergencias que operó el día del siniestro.
Al menos ocho personas murieron por politraumatismo veinte minutos después de que se estrellara el avión de Spanair del vuelo JK5022 al no acudir a tiempo los efectivos de Emergencia a la pista 36 del aeropuerto de Barajas.
Así consta en el informe que concluye que Barajas activó el plan de Emergencias de forma tardía y que operó de forma "caótica", lo que provocó que los efectivos llegaran cuarenta minutos después de la catástrofe.
Según el escrito, ocho personas murieron por politraumatismo ante la llegada tardía de los equipos, puesto que no se podían mover y fueron arrasadas por las llamas.
Fuentes jurídicas han indicado que un comandante que en el momento del accidente aterrizaba en pista avisó a la torre de control del accidente, alertando al director del Plan de Emergencias.