Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres personas aceptan hasta 19 años de cárcel por matar a otra y esconder su cuerpo en el maletero de un coche

Tres personas han aceptado este martes en una vista en la Audiencia de Valencia cumplir hasta 19 años de prisión por matar a otra para robarle, aprovechando su confianza por ser pareja sentimental de uno de los procesados. Luego envolvieron su cuerpo con una sábana, lo ataron y lo metieron en el maletero de un coche, donde fue descubierto por la Guardia Civil.
En concreto, de los tres acusados, la mujer ha aceptado 14 años de prisión por un delito de homicidio, estafa y otro de robo con violencia en casa habitada; mientras que otros dos hombres se han conformado con 19 años por un delito de asesinato, otro de robo y uno más de estafa, según ha confirmado a Europa Press uno de los letrados de la defensa, Antonio Salazar. Inicialmente, el ministerio fiscal pedía para la chica 27 años y 10 meses de cárcel, y para sus compañeros 26 años y dos meses.
Según consta en el relato del ministerio público, la mujer, natural de Kazajstán, y en situación irregular en España, ideó un plan para robarle a su pareja sentimental. Para ello, persuadió a los otros dos procesados, naturales de Letonia.
Los hechos se remontan a agosto de 2011, cuando los procesados se presentaron en la vivienda que tenía alquilada la víctima en la localidad valenciana de Gandia, y que compartía con su pareja, y le dieron varios golpes en la espalda y en la cabeza, algunos de ellos con algún objeto contundente.
La víctima quedó aturdida, y los procesados aprovecharon su superioridad física para maniatarle de pies y manos con una cinta adhesiva. Seguidamente, le cogieron la tarjeta de crédito y le pidieron el número de seguridad, algo a lo que la víctima accedió. Tras ello, le pusieron un cable sobre el cuello y lo apretaron fuertemente hasta que murió por asfixia.
ROBAR HASTA 4.200 EUROS
Los acusados se apoderaron luego de las llaves del coche de la víctima y de objetos de su propiedad, tales como figuras de bronce y madera, y algún reloj; y realizaron varias extracciones de dinero con su tarjeta de crédito, hasta un total de 4.200 euros.
Seguidamente, a lo largo del día 11 de agosto, los acusados se desplazaron de nuevo al domicilio de la víctima, y con la finalidad de hacerlo desaparecer, lo envolvieron con una sábana que aseguraron con cinta adhesiva y que, a su vez, cubrieron con otra sábana de color amarillento que ajustaron con un cable negro. Cargaron el cuerpo sin vida en el coche y lo taparon.
A continuación, en la madrugada del día 12, los hombres procesados salieron del garaje con el vehículo de la víctima y su cuerpo sin vida en el interior, y se desplazaron hacia la carretera CV-680. A su paso por la localidad valenciana de Beniarjó, llamaron la atención de una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico al circular con las luces largas.
Ante el miedo a ser descubiertos, los acusados aceleraron la marcha, motivo por el que los agentes prosiguieron con mayor atención al seguimiento del vehículo con el que circulaban los procesados, hasta que al llegar a la rotonda ubicada en el punto kilométrico 4,500 de la carretera CV-680, éstos pararon el coche y se dieron a la fuga sin ser interceptados. Los agentes recuperaron el vehículo, descubrieron el cuerpo sin vida de la víctima, y tras diferentes pesquisas averiguaron el domicilio de los acusados y los detuvieron el 19 de agosto de 2011.