Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una policía de paisano auxilió a la joven apuñalada en Santiago

Una agente de la Policía Nacional que no estaba de servicio, por lo que no iba uniformada ni llevaba su arma reglamentaria con ella, se topó este lunes por la tarde con la brutal agresión a una chica de 21 años de edad en pleno casco histórico de Santiago de Compostela y no dudó en intervenir, lo que provocó que el agresor huyese precipitadamente del lugar.

Después, colaboró en la asistencia a la joven para detener al agresor que le asestó múltiples puñaladas.
Según explicó a Europa Press el vicesecretario provincial del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Santiago de Compostela, Abel Lobato, la agente, de unos 33 años de edad y que lleva 10 años en el cuerpo de Policía, acabó su turno a las 15,00 horas y no volvía a estar de servicio hasta las 19,00 horas.
Mientras estaba en su coche particular en el párking de San Clemente de Santiago, esta agente oyó gritos, por lo que se bajó de su vehículo y fue hasta el lugar desde donde se escuchaban los alaridos.
Al llegar al coche que tenía la puerta trasera abierta vio a un hombre que parecía estar golpeando a una persona tumbada en el interior  fuertemente y con saña.
Según consta en el atestado, al cual tuvo acceso Europa Press, la agente se identificó de viva voz como Policía y cogió al agresor por la espalda para evitar que continuase con la agresión.
Entonces el atacante se giró para intentar zafarse y la agente pudo ver que portaba un arma blanca en su mano derecha y presentaba sangre en sus ropas, mientras que había una mujer en la parte trasera del coche que presentaba "varios y profundos cortes por todas partes de su cuerpo".
Auxilió a la víctima
La agente continuó identificándose como Policía e instó al atacante a que dejase el arma blanca, mientras solicitó a los viandantes que llamasen al 091 y también llamó por su teléfono al puesto de mando habilitado para el dispositivo de las Fiestas del Apóstol para pedir apoyo y personal sanitario.
En medio de su intervención, la policía de paisano aún pudo fijarse en que el atacante huía en un Opel Astra matrícula de Pontevedra, datos que pasó a sus compañeros que acudieron a reforzarla.
Ello facilitó que el agresor fuese detenido a nos 60 metros del lugar donde se produjo la agresión, en la calle de O Pombal, gracias a que una patrulla le cruzó el coche.
La agente, que es natural de Vigo, aunque lleva seis años en la Policía en Santiago, auxilió a la víctima, intentando taponar las numerosas heridas abiertas que presentaba.
La agente describió al atacante como un hombre de raza blanca, de unos 1,60-1,65 metros de altura, con pelo corto, y que portaba un arma blanca de un filo de unos diez centímetros de largo y de unos dos centímetros en su parte más ancha.
El SUP pide que se le otorgue Orden la al Mérito Policial
Dado el amplio dispositivo de seguridad instalado estos días en Santiago con motivo de la festividad del Apóstol, agentes de Policía sostienen que el agresor hubiese acabado por ser detenido, pero resaltan la ayuda prestada por la compañera de paisano que frenó la agresión.
Por ello, el SUP pide para ella que ingrese en la Orden al Mérito Policial con distintivo rojo, puesto que su vida podía haber corrido peligro, ya que ni iba uniformada ni llevaba pistola. Así, destacan que su actuación "fue de diez" y elogian su "sangre fría" y su "valor".
ESTABLE CON PRONÓSTICO RESERVADO
La joven apuñalada permanece estable con pronóstico reservado ingresada en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.
La joven, natural de Rumanía, fue intervenida de las numerosas heridas que recibió a plena luz del día en cara, pecho, brazos, abdomen y pierna, y permanece ingresada en una unidad de críticos, amparada por sus familiares.