Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mando policial rehizo el informe que relacionaba a ETA con el 11-M

Imagen de los cuatro acusados del ácido bórico en el juicio que se celbra en la Audiencia Nacional. Foto: EFEtelecinco.es
El jefe del laboratorio de la Unidad Central de Analítica, Francisco Ramírez, ha reconocido que rehizo el informe elaborado por tres peritos, que relacionaba ETA con el 11-M tras hallar ácido bórico en el domicilio de uno de los condenados. Ramírez sostiene que las "conclusiones carecían de rigor" y "eran absurdas".
El "caso del ácido bórico" se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid, tras la decisión del juez Alberto Barreiro de celebrar la vista, en la que sólo ejercen como acusación las acciones populares, siguiendo en parte el criterio de la sentencia del "caso Atutxa".
Francisco Ramírez ha explicado que el secretario general de la Policía Científica, Pedro Luis Mélida -también acusado en este caso- fue quien decidió y tachó "en rojo" esas anotaciones porque "carecían de rigor científico" y "no eran ni mucho menos concluyentes".
 
Según Ramírez, para quien las acusaciones piden seis años de cárcel por falsedad documental y falso testimonio, "no se puede meter en el mismo saco a estos tres señores y decir incluso que pueden ser autores, cuando ni siquiera coinciden en el tiempo".
 
El acusado se refería así a la coincidencia del hallazgo de ácido bórico, además del domicilio de uno de los detenidos por el 11-M, en un piso franco de ETA en Salamanca en 2001 y en la vivienda de un "antisistema" en Madrid en 1999.
 
Ramírez ha relatado que, cuando le enseñó el informe con las conclusiones tachadas al perito Manuel Escribano -uno de los que elaboró el estudio-, éste "montó en cólera" porque "no admite que se le tache nada suyo" y "se negó" a quitar las observaciones.
 
Asimismo ha negado que el comisario general de Policía Científica, Miguel ángel Santano le ordenara eliminar del informe todo lo referente a ETA, como aseguran las acusaciones.
 
Francisco Ramírez ha explicado que el informe sólo llevaba su firma porque los tres peritos que lo realizaron, a los que se ha referido como "analistas", se negaron a suscribirlo al advertirles de que iba a quitar las conclusiones, en las que se mencionaba la posible relación con ETA.