Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los seis policías detenidos por la muerte de un hombre en Cartagena pasan hoy a disposición judicial

Los seis agentes de la Policía Nacional detenidos este lunes en Cartagena por su presunta vinculación con la muerte de un hombre que desapareció en marzo pasarán previsiblemente a disposición judicial este miércoles, con lo que es posible que no se agote el plazo máximo de detención de 72 horas si la investigación concluye.
Los detenidos se encuentran en la Jefatura Superior de Policía en Murcia y en otras comisarías de distrito y algunos ya prestaron ayer declaración en sede policial, según han informado a Europa Press fuentes policiales.
Los agentes son todos los integrantes de un mismo turno de 'zetas' (coches patrulla) dependiente de la comisaría de la citada localidad murciana.
Desde su arresto se encuentran incomunicados y separados entre ellos. Están acusados de tener algún tipo de relación con la muerte de Diego P.T., cuyo cadáver se encontró en el mar dos semanas después de desaparecer el pasado mes de marzo en la barriada Virgen de la Caridad de Cartagena, más conocida como 'Las seiscientas'.
Las fuentes consultadas indican que los investigadores trabajaron sobre una pista que situaba al fallecido aún con vida en el interior de un 'zeta' (coche patrulla).
El cadáver del hombre apareció en Cala Cortina (Cartagena) flotando con claras evidencias de violencia previas a su muerte. Los hechos ocurrieron el pasado 13 de marzo, cuando un familiar de la víctima, con quien convivía en el mismo domicilio, denunció que el desaparecido había salido de casa dos días antes y que desde entonces no había vuelto a tener noticias de él.
El propio desaparecido había llamado dos días antes a la Policía Nacional para alertar que algunos vecinos le estaban amenazando, según confirmaron otras fuentes policiales a Europa Press. Hasta el lugar se desplazó una patrulla de la Policía Nacional que encontró al hombre en su domicilio, nervioso y excitado, pero no encontraron a ningún vecino ni a ninguna persona por los alrededores, por lo que los agentes se retiraron y continuaron su servicio ordinario.
Una de las últimas personas que lo vio con vida fue un vecino que relató que el individuo se encontraba "muy excitado" y portaba una manta que, posteriormente, fue encontrada en los alrededores del edificio en el que vivía.