Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un jurado popular juzga desde hoy a un acusado de asfixiar a sus tíos de 80 años con el cinturón de una bata en Murcia

Un Jurado Popular juzga, a partir de este lunes, a un hombre para el que el Ministerio Fiscal pide penas que suman casi 40 años de cárcel por asfixiar y matar a sus tíos, de 80 años, con el cinturón de una bata, en Santiago de la Ribera (San Javier). El juicio, que se extenderá hasta el miércoles, se celebra en la sección quinta de la Audiencia Provincial, con sede en Cartagena, a partir de las 10.00 horas.
Los hechos, según el escrito de calificación del fiscal, ocurrieron el 6 de diciembre de 2012, cuando el procesado, J.M.R.C., consumidor habitual de drogas, después de comer en casa de sus padres acudió en bicicleta y con unos guantes que "nunca se quitó", al domicilio de sus tíos, de 82 años.
Tras acceder a la vivienda, comenzó a discutir con su tío, que se encontraba vestido y abrigado con una bata. Con ánimo, según el fiscal, de acabar con su vida, "sabedor de su avanzada edad y la debilidad física", se abalanzó sobre él e intentó agarrarles. Tras varios intentos, le quitó por la fuerza a la bata que llevaba el cinturón y se lo pasó por el cuello, al menos dos veces, causándole la muerte por asfixia. El informe del forense concluyó que la muerte fue por parada cardiorrespiratoria por estrangulamiento.
Posteriormente y tras dejar el cadáver de su tío medio caído en el suelo, se dirigió hasta la habitación donde se encontraba su tía, también de avanzada edad e impedida por sí misma en una cama especial de tipo hospitalario ya que su musculatura estaba atrofiada, y con el ánimo de acabar con su vida y utilizando el mismo cinturón de la bata con el que había estrangulado a su tío, rodeó también el cuello de su tía haciendo fuerza hasta asfixiarla y matarla, siendo ésta la misma causa de la muerte.
Dado que su único propósito no era acabar con la vida de sus ancianos tíos y movido por ánimo de lucro, le quitó a su tía la alianza de matrimonio de oro y a su tío un anillo de oro tipo sello y un reloj que llevaba puesto.
Igualmente, registró la vivienda y encontró dos relojes de señores y otros dos de caballero, un pisacorbatas y un colgante de oro y una televisión que se llevó al abandonar la vivienda; joyas que, tras ser tasadas, su valor fue de 680 euros. Después fue a casa de sus padres, se duchó y escondió las joyas en un altillo de su vivienda.
Según el fiscal, los hechos son constitutivos de dos delitos de asesinato por el que pide para cada uno de ellos la pena de 17 años de cárcel; y de un delito de robo con violencia en cada habitada, por el que procede imponer la pena de cuatro años y tres meses de prisión. Igualmente, el acusado deberá indemnizar a los hijos de las víctimas en casi 9.300 euros.