Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un jurado popular juzga al acusado de asesinar a su compañera de trabajo en una gasolinera de Cuenca en 2011

El Ministerio Fiscal pide para E.A.C una pena de veinte años de cárcel para un hombre acusado del asesinato de su compañera de trabajo --B.M.R.L-- en una gasolinera de la provincia de Cuenca, así como una pena de nueve meses de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas.
El acusado será juzgado por un jurado popular a partir del próximo lunes 20 de octubre y hasta el viernes 24 de octubre en la Audiencia Provincial de Cuenca.
Según el escrito de acusaciones del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, el acusado decidió acabar con la vida de la víctima por "desavenencias" surgidas en el trabajo, el 3 de diciembre de 2011.
El acusado, con una escopeta de caza que tenía en su domicilio--situado enfrente del bar de la gasolinera en el que se encontraba la víctima--, escondió la escopeta en su vehículo y se dirigió a este bar dejando este aparcado en la puerta del mismo.
Tal y como indica el fiscal, el acusado cogió el arma que tenía cargada en el maletero, entrando nuevamente al bar llamando a la víctima, momento en el que esta salió de la estancias privadas de la zona del bar siendo encañonada sorpresivamente por el acusado.
El acusado realizó un disparo, que causó un orificio en la cabeza sin salida que provocó la muerte de la víctima por destrucción de centros vitales encefálicos.
Según relata la Fiscalía, el acusado carecía de la correspondiente licencia de armas y guías de pertenencia de la escopeta, que estaba en perfecto estado de funcionamiento.
Además, el Ministerio Público pide que el acusado pague una indemnización de 600.000 euros: 200.000 euros para cada una de las dos hijas de la fallecida; 150.000 euros para su marido y 50.000 euros para su hermana.