Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El portavoz de FACUA solicita su personación en la causa porque fue difamado

El portavoz de FACUA-Consumidores, Rubén Sánchez, ha solicitado este lunes su personación en la causa abierta en la Audiencia Nacional contra Ausbanc y Manos Limpias por extorsión, al haber sido acusado por el presidente de la primera, Luis Pineda, de estar implicado en los escándalos de los ERE y los cursos de formación y por inventarse contra él vínculos con la pedofilia.
La petición, presentada al Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, expone que los hechos que justifican la personación de Sánchez fueron narrados en el auto dictado el 18 de abril por su titular, el juez Santiago Pedraz, en el que ordenó el ingreso en prisión incondicional de los líderes de Ausbanc y Manos Limpias, Luis Pineda y Miguel Bernad.
En el citado auto, el juez señala las denuncias difamatorias presentadas por Manos Limpias contra el portavoz de FACUA como una de las pruebas de que "Ausbanc financia al sindicato Manos Limpias para utilizarlo en beneficio propio, es decir, con la finalidad de ejercer presión personándose como acusación popular bajo el amparo del sindicato contra determinadas personas o entidades para lograr que éstas cedan a los objetivos de Ausbanc.
Este uso del sindicato Manos Limpias no sería un hecho aislado, si no que se emplearía de forma habitual, lo cual quedaría indiciariamente acreditado en los asuntos referidos como Caso 'Sevilla', Caso 'FACUA', Caso 'Sabadell' y Caso 'Palma', según la tesis de la acusación.
Los hechos que motivan la personación fueron narrados por el propio Sánchez el pasado 28 de abril en la declaración que prestó en calidad de testigo en las Dependencias del Grupo II de Fraude Financiero de la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la UDEF.
En ella aportó cerca de 850 folios de documentos que acreditan la campaña de difamación de la que ha sido objeto en los últimos años por parte de Luis Pineda y otros miembros de Ausbanc y Manos Limpias.
El equipo jurídico que representará a Rubén Sánchez si es aceptada su personación como acusación particular son los abogados David Bravo y Javier de la Cueva, que ya han logrado dos sentencias condenatorias contra Ausbanc y su propietario tras las demandas por intromisión ilegítima en el derecho al honor presentadas por el portavoz de FACUA. Ambos juristas también representan a FACUA como acusación popular.
En su solicitud, el portavoz de FACUA expone "que viene sufriendo una campaña de difamación" por parte de Ausbanc, Manos Limpias, Luis Pineda y algunos miembros de su entramado.
"No se trataba de una mera campaña de descrédito que azarosamente recayó en mi mandante, sino que vino precedida de la exigencia por parte de los anteriores de que mi mandante dejara de publicar informaciones que les concernían y que consideraban perjudiciales para sus intereses", y a la que Sánchez no cedió.
CAMPAÑA DE DIFAMACIÓN
"En los últimos años, Pineda y Ausbanc han acusado a Sánchez de corrupción, robo, facturas falsas y fraude fiscal. Pineda ha publicado más de 600 mensajes en Twitter y decenas de reportajes en los medios de comunicación de Ausbanc con todo tipo de insultos e imputaciones delictivas para inventar que el portavoz de FACUA y su organización están implicados en la trama de los ERE, el presunto fraude en los cursos de formación y el caso de las presuntas facturas falsas de UGT-Andalucía", señala Facua en un comunicado.
El propietario de Ausbanc pagó "miles de euros" por llenar las calles de varias ciudades con la cara de Rubén Sánchez y el texto "se busca", acusándolo de "corrupción". Además, Pineda llegó a afirmar que el portavoz de FACUA es un "mafioso" que utiliza "sicarios" y a sugerir vínculos con la pedofilia.