Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un pacto postsoviético crea unas fuerzas colectivas de reacción rápida

El presidente ruso, Dmitry Medvedev (i), junto a los líderes de los países de la postsoviética Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), antes del encuentro que mantuvieron en el Kremlin, en Moscú, Rusia, hoy 4 de febrero. Los jefes de Estado de las siete antiguas repúblicas soviéticas que conforman la alianza, Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán, acordaron la creación de unas fuerzas de reacción rápida que tendrán su base permanente en el territorio de Rusia, con lo que dieron un paso más hacia su conversión en un bloque militar. EFEtelecinco.es
Los líderes de los países de la postsoviética Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) acordaron hoy la creación de unas fuerzas colectivas de reacción rápida que tendrán su base permanente en el territorio de Rusia.
"Todos los presentes han manifestado su acuerdo en la necesidad de adoptar la decisión correspondiente", dijo el presidente de Rusia, Dmitri Médvedev, citado por la agencia oficial RIA-Nóvosti, en la reunión celebrada en el Kremlin.
El presidente de Armenia, Serge Sargsián, comunicó que todos los jefes de Estado de la OTSC firmaron el acuerdo para crear las fuerzas colectivas de reacción rápida.
Según RIA-Nóvosti, Sargsián precisó que aunque Uzbekistán firmó el texto del acuerdo expresó una "opinión particular".
"De momento Uzbekistán no está de acuerdo con que las fuerzas que se van a crear incluyan a miembros de los servicios secretos y los ministerios de Emergencia", explicó el portavoz de la OTSC, Vitali Strúgovets.
Sargsián comunicó asimismo que los líderes de la OTSC prolongaron por otros tres años el mandato del ruso Nikolái Bordiuzha como secretario general de la alianza, cargo que ejerce desde 2003.
A la cumbre, de carácter extraordinario, concurrieron los jefes de Estado de los siete países miembros de la OTSC: Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán.
El asesor de Médvedev para asuntos internacionales, Serguéi Prijodko, había adelantado antes de la reunión que las fuerzas colectivas serán utilizadas en caso de agresión contra cualquiera de los miembros de la OTSC, en operaciones antiterroristas, así como en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.
Según Prijodko, las fuerzas colectivas de reacción rápida de la OTSC tendrán un mando unificado y estarán emplazadas de manera permanente en el territorio de Rusia.