Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las preguntas apuestan por un final dialogado de la violencia y por el derecho a decidir

Las dos preguntas que el lehendakari Juan José Ibarretxe quiere plantear en la consulta del 25 de octubre interrogarán a los ciudadanos si están de acuerdo con un final dialogado de la violencia y con una negociación entre los partidos vascos, sin exclusiones, sobre el derecho a decidir. El texto no incluye una condena a la violencia, por lo que podría contar con el apoyo en la cámara de Vitoria del PCTV.
¿Está usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogado de la violencia si antes ETA manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vez y para siempre?  es la primera pregunta que el Gobierno vasco de Juan José Ibarrtexe prtende plantear a los ciudadanos.
Además, el Ejecutivo regional incluirá una segunda pregunta: ¿Está usted de acuerdo en que los partidos vascos, sin exclusiones, inicien un proceso de negociación para alcanzar un acuerdo democrático sobre el ejercicio del derecho a decidir del pueblo vasco, y que dicho acuerdo sea sometido a referéndum antes de que finalice el año 2010?
Las dos preguntas están incluidas en el proyecto de ley de regulación de la consulta planteada por el lehendakari, que ha sido aprobado hoy por el Gobierno Vasco en un Consejo extraordinario.
En la Cámara de Vitoria el proyecto se debatirá probablemente el 27 de junio por el procedimiento de lectura única, sin posibilidad de enmiendas. Allí, el Ejecutivos vasco necesita el apoyo del PCTV-EHAK para salir adelante.
Las preguntas no incluyen una condena a la banda ETA, lo que habría hecho muy difícil que este grupo apoyara la iniciativa del lehendakari.
El Gobierno central promete firmeza
La respuesta del Gobierno no se ha hecho esperar. La ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, ha garantizado que el Ejecutivo impugnará el proyecto del ley aprobado por el Consejo de Gobierno vasco, si éste es finalmente es ratificado por el Parlamento de Euskadi.