Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presidenta de Baleares, en contra de aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña

Armengol pide a Rajoy que presente una oferta generosa a Cataluña desde la legalidad
La presidenta de Baleares, la socialista Francina Armengol, se ha manifestado este jueves "en contra" de que el Gobierno aplique el artículo 155 de la Constitución en Cataluña frente al desafío independentista, lo que le permitiría asumir competencias transferidas para garantizar el cumplimiento de la ley en ese territorio.
En los Desayunos de Europa Press, Armengol ha precisado que si se llega a ese extremo, será la Ejecutiva Federal del PSOE la que deba decidir si apoya o no al Gobierno en la aplicación del artículo 155, pero ha reconocido que ella "estaría en contra".
El mismo día en que el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, recibe al líder del PSOE, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa para buscar su apoyo ante el desafío independentista, Armengol ha instado al presidente a presentar una oferta "generosa" a Cataluña "desde la legalidad" si realmente quiere que este territorio siga formando parte de España.
Armengol ha advertido de que las distintas Comunidades Autónomas que forman el Estado español necesitan tener "la certeza de que juntos" les "irá mejor" y ha lamentado que Rajoy haya ofrecido "poco" a Cataluña. Para la dirigente socialista, es un "drama" que Rajoy no esté por la labor de promover una reforma constitucional que pueda ofrecer otro encaje territorial de Cataluña en España.
EL ANTIESPAÑOLISMO DE RAJOY
La presidenta de Baleares ha acusado a Rajoy de "acrecentar" el conflicto con Cataluña para obtener réditos electorales en el resto de España. "Y eso es muy antiespañol", ha opinado, al tiempo que ha reconocido que al Gobierno catalán también "le ha ido muy bien" alimentado el "conflicto permanente" con Moncloa.
Armengol ha desvelado que habla mucho con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con el que mantiene "una cordial discrepancia", a pesar de que ella intenta "buscar" puntos de entendimiento. Tras definirle como una persona "claramente independentista", Armengol ha abogado por que alguien le explique "cómo le irá mejor" dentro de España. "Si hay una buena propuesta se puede ganar en Cataluña", ha defendido Armengol, que ha aclarado que ella no es independentista.
La secretaria general de los socialistas en Baleares considera que aún hay tiempo para hacer una oferta a Cataluña. "Si no empezamos nunca acabaremos, ha señalado, convencida de que el conflicto no se terminará hasta que no haya "diálogo y acuerdo". Como ejemplo, ha apuntado que cuando ella estudiaba en Cataluña, sus compañeros no eran independentistas y "ahora lo son todos". "Abramos los ojos y veamos el problema", ha remarcado.
En su opinión, la propuesta que presenta el PSOE de profundizar en el carácter plurinacional de España vía una reforma constitucional "es la adecuada". "Creo que reconocer la diversidad, las identidades, las lenguas distintas que tenemos, todo eso hace más plural, más rico nuestro Estado", ha afirmado, advirtiendo de que este reconocimiento "se tiene que plantear desde el respeto" y "no desde la imposición o el ninguneo".
Armengol ha calificado de "maravillosa" la actual Carta Magna, pero cree necesario adaptarla a los tiempos de hoy, porque la pertenencia de España en la UE y el fenómeno de la globalización ha cambiado a este país.
Tras describirse como una "federalista convencida" que mira a Alemania como modelo, ha hecho una defensa cerrada de la España plurinacional que defiende el PSOE desde la llegada de Pedro Sánchez a la Secretaría General del partido. "Un Estado plurinacional del que todo el mundo pueda sentirse orgulloso", ha abundado, sin querer enumerar cuántas naciones hay en España porque ella no es quién para definir los "sentimientos e identidades" de cada pueblo o territorio. No obstante, ha incidido en las diferencias existentes entre los diversos territorios de España.
"NO PASA NADA" CON LA PLURINACIONALIDAD
Armengol ha explicado que en las Islas Baleares pocos son los que se reconocen baleares. Se sienten mallorquines, menorquines, ibicencos, formenterenses "y no pasa nada", porque al mismo tiempo admiten que pertenecen "a una misma tierra". Y ésa es la idea que ella defiende para España, la de un federalismo que ha de ser "asimétrico" porque no todos los territorios son iguales.
La presidenta balear ha recordado que la propia Constitución Española obliga al Estado a garantizar el principio de solidaridad "velando por un equilibrio económico justo y atendiendo en particular las circunstancias del hecho insular". Como ejemplo de las particularidades baleares que encarecen la vida de los ciudadanos en estas islas, se ha referido al precio de los desplazamientos, con una gasolina más cara y unos billetes de avión más caros que los trayectos en tren por la Península.
En este sentido, ha acusado al Gobierno de Rajoy de incumplir la Constitución por su falta de inversiones en Baleares, una cuestión que tratará este jueves en un encuentro con la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría.
El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Angel Gabilondo, ha sido el encargado de hacer la presentación de Armengol en el desayuno, patrocinado por Banco Popular, IFS, Suez, Fujitsu, Telefónica, Altadis y KPMG y que ha contado con la asistencia, entre otros, la 'número dos' del PSOE, Adriana Lastra; la portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, y sus compañeros de grupo Zaida Cantera y Pere Joan Pons.