Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de la Abogacía se reúne con Catalá para pedirle la desaparición "total" de las nuevas tasas judiciales

El presidente del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Carlos Carnicer, mantuvo este martes una reunión con el nuevo ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la que aprovechó para reclamar la derogación de la Ley de tasas judiciales impulsada por su antecesor, Alberto Ruiz-Gallardón.
El encuentro tuvo lugar tan solo un día después de la toma de posesión de Catalá y se trató de una sesión intensa de trabajo, en la cual el presidente de la Abogacía solicitó la "desaparición total" de los nuevos gravámenes. La institución presidida por Carnicer ha mostrado en todo momento su oposición a las nuevas tasas junto a colectivos de juristas, consumidores y usuarios y sindicatos.
Antes de presidir el acto de apertura del Año Digital de la Asociación de Expertos Nacionales de la Abogacía TIC (ENATIC), Carnicer ha desvelado a los medios de comunicación que ya ha interesado al nuevo ministro la vuelta a la situación anterior a la aprobación de la ley de 2012. A su juicio, puede haber tasas tal y como ha declarado el Tribunal Constitucional, pero siempre que se restrinjan a empresas y se puedan deducir como gasto.
"Voy a ser muy radical y voy a pedir la desaparición total de las tasas, con algún paliativo para que el capital empresarial siga contribuyendo ya que es el que mayor rentabilidad saca de la Administración de Justicia", ha añadido.
De este modo, Carnicer ha dicho esperar del nuevo ministro la supresión de las nuevas tasas, la recuperación de los 1.300 jueces y fiscales sustitutos o la desaparición de las costas en el orden Contencioso porque "ha hecho muchísimo daño a la sociedad española".
"Tenemos que poner al ciudadano en el centro de los trabajos de Justicia porque esta es por y para los ciudadanos y tenemos la obligación de garantizar que funcione bien", ha concluido.