Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Melilla defiende el control en la valla porque de lo contrario "sería un coladero"

Ha valorado "muy positivamente" la intervención de Rajoy en la que ha defendido que el "rechazo en frontera es legal
El presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), ha defendido el control en la valla de la ciudad española del Norte de África porque de lo contrario "sería un coladero" que supondría "un gran problema no sólo para Melilla sino también España y Europa".
En declaraciones a los periodistas, Imbroda ha valorado así muy positivamente la intervención en el Senado del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en las que ha defendido que el "rechazo en frontera", o "devolución en caliente" como lo llama la oposición y las organizaciones no gubernamentales, se ajusta a la legislación internacional.
La primera autoridad melillense ha criticado por ello a los que "hablan desde la lejanía" de este fenómeno sin conocer la realidad de Melilla y la presión migratoria que padece, como ha ocurrido este mismo miércoles, cuando unos 350 emigrantes de origen subsahariano han intentado entrar en dos saltos simultáneos por dos lugares distintos del vallado, logrando pasar tres de ellos.
Imbroda ha coincidido con Rajoy en que existen dos posibilidades ante este fenómeno, por un lado dejar que pasen todos los inmigrantes que quieran y por otro defender la frontera, y por ello se ha preguntado "¿para qué queremos la valla?" si, como sostienen diversos partidos de la oposición y las ONG y otros organismos, no se pueden realizar devoluciones de los subsaharianos que no superan todas las alambradas".
Por último, el presidente melillense también ha defendido la idea de que sería bueno actuar en los países desde los que parten los inmigrantes para que no tuvieran la necesidad de saltar la valla y establecer cupos "para que vengan con todas las bendiciones", pero también ha destacado que la capacidad de España para poder llevar a cabo estas actuaciones "no es ilimitada porque es muy complicado arreglarles la vida".