Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente del TSJC lamenta que se acude demasiado al TC para cuestiones políticas

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), Jesús María Barrientos, ha lamentado que se acude demasiado al Tribunal Constitucional (TC) para resolver cuestiones políticas, lo que "no es bueno para la salud democrática".
En una entrevista este miércoles en TV3 recogida por Europa Press, Barrientos ha insistido en la idea que ya expresó cuando tomó posesión del cargo el 26 de febrero: "Yo no creo que los tribunales sean el campo donde tienen que dilucidarse cuestiones políticas".
Eso sí, una vez que un partido político acude al tribunal, éste tiene que darle respuesta porque el TC "para revisar que la actuación de las administraciones se ajustan al marco legal" y que las decisiones no desborden el campo constitucional.
Sobre el caso 9N, en el que entre otros se investiga al expresidente de la Generalitat Artur Mas por la consulta sobre la independencia de 2014, Barrientos ha defendido la absoluta independencia del juez instructor que se guía por "criterios estrictamente jurídicos".
Ha insistido en que si había alguna inspiración política en las querellas de la Fiscalía y otras acusaciones en esta causa, cuando el tribunal las admitió a trámite "el contenido político queda fuera" y el juez investiga con criterios puramente jurídicos.
CASO BENÍTEZ
Al preguntársele por el pacto al que el lunes se ha llegado en el caso Benítez y en el que seis agentes de los Mossos d'Esquadras han reconocido, a cambio de una pena mínima ser autores del homicidio imprudente del vecino del Raval, Barrientos ha recalcado que la sentencia la han suscrito todas las partes incluyendo las tres acusaciones: la Fiscalía, la particular y la popular.
"Es una forma del finalización del proceso y hay que aceptarla como tal", ha añadido el presidente del TSJC, que ha reconocido que otra cosa es que una parte de la sociedad haya quedado un poco defraudada porque tenía otras expectativas.
En cuanto a la demora acumulada en el caso Millet, todavía pendiente de juicio, Barrientos ha reconocido que le "sonroja" --la investigación comenzó en 2009--, pero ha explicado que se han dado diversos condicionantes que han provocado este retraso, como cambios en los jueces de instrucción y que las partes interponen "todos los recursos que tienen en su mano para retrasar" la causa.