Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente catalán condena las tesis de Peces-Barba y pide un "desmentido rotundo"

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha expresado este jueves su malestar por las palabras del ponente constitucional del PSOE Gregorio Peces-Barba, y ha pedido un "desmentido rotundo y descalificación en toda regla".
En declaraciones a 8tv recogidas por Europa Press, Mas ha rechazado hacer ningún paralelismo entre las tesis de Peces-Barba y las polémicas declaraciones del líder de UDC, Josep Antoni Duran, quien pidió un cambio en las ayudas del PER en Andalucía y Extremadura porque hay gente que se pasa todo el tiempo en el "bar".
A juicio de Mas, las palabras de Duran son "un juego de criaturas" en relación con las palabras de Peces-Barba, que ha considerado de extrema gravedad.
La razón es la posición que ha ocupado Peces-Barba en la historia contemporánea española, puesto que fue uno de los 'padres' de la Constitución.
Según Mas, estas declaraciones ilustran que hay "personas que no merecen haber tenido las posiciones que han tenido en el propio sistema democrático".
Ante estas palabras, Mas ha emplazado al pueblo catalán a reafirmarse en sus objetivos y en su "dignidad como país".
"Me ha ofendido y me ha preocupado mucho que un 'padre' de la Constitución" haga este tipo de reflexiones, ha dicho, ya que precisamente, la Ley Fundamental española era un punto de encuentro entre españoles, un pueblo de 40 años atrás se enfrentó en la Guerra Civil.
En una conferencia en Granada, Peces-Barba ha asegurado que habría sido mejor que en el siglo XVII, en vez de independizarse Portugal de España, lo hubiese hecho Cataluña, y también ha puesto de manifiesto las ocasiones en las que las tropas españolas han tenido que bombardear la ciudad de Barcelona a lo largo de la historia contemporánea para someterla.