Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente iraquí pide a los rebeldes kurdos abandonar la lucha armada

El presidente iraquí, Yalal Talabani, pidió hoy a los rebeldes kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) abandonar la lucha armada o retirarse del territorio de Irak.
El mandatario iraquí hizo la petición en una rueda de prensa junto su colega turco, Abdulah Gul, que llegó hoy a Bagdad en la primera visita de un presidente de ese país en 33 años.
"Les pido abandonar las armas y recurrir al dialogo (con las autoridades turcas), o retirarse de Irak, aunque nosotros preferimos la primera opción porque consideramos que la lucha armada no tiene ninguna ventaja", subrayó el mandatario iraquí.
En ese sentido, recordó que la Constitución iraquí no permite la presencia de grupos armados como el PKK en el país.
Asimismo, reveló que las actividades de los combatientes de ese grupo armado en las montañas de la región autónoma del Kurdistán de Irak ha impedido que más de 500 familias kurdas regresen a sus aldeas.
Por su parte, Gul destacó que existe un acuerdo tripartito entre Irak, Turquía y EEUU para combatir el terrorismo del PKK, pero también, aseguró que "es una realidad la existencia bases de terroristas (del PKK) en el norte de Irak".
En ese contexto, opinó que "llegó el momento para poner fin a ese problema que obstaculiza el desarrollo de los lazos entre Bagdad y Ankara, "pero el esfuerzo mayor recae en las autoridades del Kurdistán iraquí porque en esa región se hallan las posiciones de los terroristas del PKK".
Por otra parte, el presidente turco explicó que su país aún lleva a cabo esfuerzos para consolidar la estabilidad de Irak en todos los ámbitos.
Gul, además, destacó que suscribió un acuerdo económico con Talabani "que supone el inicio del reforzamiento de los lazos bilaterales y la cooperación más amplia en el futuro".
El PKK se levantó en armas contra Ankara en 1984 para reclamar la autonomía de los 12 millones de kurdos que viven en Turquía.
Desde entonces, más de 35.000 personas han muerto en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad turcas y los rebeldes kurdos.