Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente taiwanés viaja a América central para consolidar lazos

El presidente taiwanés Ma Ying-jeou parte hoy en viaje oficial hacia Belice, Guatemala y El Salvador para consolidar los lazos con esos aliados diplomáticos y asistir a la investidura del presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes.
La visita de Ma sigue a la participación del ministro de Sanidad de Taiwán en la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), después de 36 años de ausencia, y coincide con la visita a China del presidente del gobernante Partido Kuomintang (KMT), Wu Poh-hsiung.
El presidente taiwanés parte acompañado de su esposa, Chou Mei-ching, numerosos ministros y dirigentes de organismos humanitarios y civiles, y asistirá el primero de junio a la investidura de Mauricio Funes, tras visitar Belice y Guatemala.
En Belice, Ma se entrevistará con el primer ministro Dean Barrow, pronunciará un discurso ante el Parlamento e inaugurará un centro de entrenamiento profesional en telecomunicaciones e informática.
En Guatemala, el mandatario taiwanés se entrevistará con su homólogo guatemalteco, Alvaro Colom, y visitará las ruinas mayas y el Parque Nacional de Tikal.
Mientras el máximo dirigente taiwanés hace escala en Estados Unidos -esta vez sin las acostumbradas protestas chinas- y visita Belice y Guatemala, Wu Poh-hsiung, mantendrá un encuentro con el presidente chino, Hu Jintao, según informó en un comunicado el KMT.
Después de tomar posesión el 20 de mayo de 2008, Ma declaró una tregua unilateral en la competencia con China por aliados diplomáticos, a la que la isla enfrentaba cada vez mayores dificultades ante el creciente poderío político, militar y económico de Pekín.
China, que arrebató a Taiwán la alianza de Costa Rica en junio del 2007, no ha establecido lazos diplomáticos con ninguno de los aliados taiwaneses, incluidos los latinoamericanos gobernados por presidentes calificados de izquierdistas.
La diplomacia isleña acaba de hacer público este mes un Libro Blanco sobre la Cooperación Internacional, en la que se compromete a utilizar la ayuda a sus aliados de modo transparente y profesional.
Los lazos entre Taipei y Pekín han experimentado una sensible mejora, desde la toma de posesión de Ma, como lo muestran el reinicio después de más de diez años de negociaciones, y la firma de acuerdos sobre la normalización de los lazos económicos y de transporte.
Expertos en la isla siguen de cerca la visita de Ma a Belice, Guatemala y El Salvador, para rastrear las nuevas direcciones de la diplomacia isleña en Latinoamérica.
"La función e importancia de los aliados diplomáticos de Taiwán, que han cooperado en las campañas isleñas para ingresar en organismos internacionales y romper el cerco diplomático de China, ha cambiado con el nuevo contexto de los lazos entre Taipei y Pekín", señaló el profesor de Relaciones Internacionales de Tamkang, Bai Fangji.
Taiwán mantiene lazos diplomáticos con 23 países, de los que 12 están en Latinoamérica y el Caribe, lo que convierte a esta zona en el principal baluarte diplomático de la isla.
China no acepta que sus aliados diplomáticos, que son más de 200, mantengan a la vez lazos oficiales con Taiwán, porque considera parte de su territorio a la isla, que se gobierna a sí misma desde 1949.