Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los presos de ETA, en huelga de hambre

Los presos etarras aseguran que esta huelga supone un nuevo paso en la dinámica de protesta iniciada a principios de año tras realizar "una semana de comunicación, varios días de encierro y otras iniciativas".
Asimismo, en el comunicado que difunde Gara, el EPPK refiere que este colectivo de presos desarrolló otras acciones de protesta, como la del pasado 18 de enero, cuando denunció "con contundencia" la desaparición de Jon Anza, sucedida, recuerda, ese mismo día de hace nueve meses.
La campaña de protestas anunciada por el colectivo de presos de ETA (EPPK) a principios del mes de enero cosechó un seguimiento escaso y desigual en cada una de las prisiones, según informaron a EFE fuentes penitenciarias.
El pasado 4 de enero, el colectivo de presos de ETA convocó a los más de 700 reclusos de la banda terrorista a una campaña de protesta que incluía encierros en las celdas, ayunos e interrupción de las comunicaciones telefónicas, en protesta por la que consideran "cruenta" política penitenciaria de España y Francia.
Las mismas fuentes explicaron que en cada prisión, ETA ha establecido un "comité" liderado por un recluso de la banda encargado de fijar el calendario y el ritmo de las acciones.
El grado de implicación de cada uno de los "cabecillas" con las tesis oficiales de la banda terrorista, determina el éxito de las protestas, que han sido secundadas en mayor o menor medida en todas las cárceles, salvo en la de Zuera (Zaragoza), donde Interior ha trasladado a los presos más críticos con la dirección etarra.