Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de los presuntos violadores del parque del Oeste se niega a declarar

Vista del comienzo en la Audiencia Provincial de Madrid del juicio a la conocida como banda de violadores del parque del Oeste, en Madrid, que presuntamente agredió sexualmente en el verano de 2007 a cuatro chicas, hechos por los que la Fiscalía pide 87 años de cárcel para el supuesto cabecilla del grupo. EFEtelecinco.es
El jefe de la conocida como banda de violadores del parque del Oeste se ha negado a declarar en el juicio que ha comenzado hoy a puerta cerrada después de que el tribunal lo decidiera para no causar "mayor perjuicio a las supuestas víctimas", pues una de las cuatro mujeres violadas era menor entonces.
"No ha abierto la boca" ni para decir que no quería prestar declaración, han informado fuentes de las acusaciones sobre la comparecencia de César U.Q., de nacionalidad boliviana y de 21 años, presunto autor de cuatro violaciones y de seis robos con intimidación entre el 15 de agosto y el 20 de septiembre de hace tres años.
Los otros dos acusados como "cooperadores necesarios" de los delitos, Giovanni Javier V.S., de Ecuador, y Leslie Carolina I.H., de Colombia, que se encuentran en libertad, han negado los hechos y han explicado que se conocen del barrio, han afirmado las mismas fuentes a la salida de la primera sesión del juicio que se celebrará hasta el 2 de julio.
Fuentes jurídicas han indicado que, aunque en el escrito de conclusiones provisionales del fiscal no aparecen como acusados, en la causa también están imputados Andrés Felipe G.M. y John Alexander I.A., quienes también han asistido a la vista.
Por su parte, otros dos acusados, los hermanos Abel y Jorge Andrés C.O., se encuentran en paradero desconocido y su causa se ha sobreseído para el ministerio fiscal pero no para la acusación particular, que ha solicitado al tribunal una orden de busca y captura internacional.
El fiscal pide 87 años de cárcel para César U.Q., al considerarle autor de los hechos, mientras que solicita dieciocho años y medio para cada uno de los dos "cooperadores necesarios".
Sin embargo, la acusación particular eleva la pena para César U.Q. a 239 años de prisión al acusarle de trece delitos de violación por haber forzado más de una vez a las chicas, una de ellas de 17 años en el momento de la agresión, mientras que para los otros dos acusados solicita 22 años para cada uno de ellos.
Según la fiscalía, César U.Q. llegó a atacar a un total de seis parejas, a las que exigía, tras amenazarlas con una navaja o con un cuchillo de grandes dimensiones, que les entregaran todo lo que tuvieran de valor -relojes, reproductores de música, dinero, móviles- e incluso se hizo con los números secretos de sus tarjetas de crédito para sacar dinero.
A continuación el acusado obligaba a tumbarse boca abajo a los chicos y se alejaba con las chicas, "con claro ánimo libidinoso", hacia una zona del parque con muchos árboles y allí abusaba sexualmente de ellas.
El fiscal también sostiene que el procesado llegó a violar a alguna de las víctimas manteniéndola tumbada boca arriba encima de su novio.