Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide prisión para dos mandos policiales por aceptar sobornos de prostíbulos

El fiscal ha pedido hoy prisión provisional para dos altos mandos de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental (Ucrif) de la Policía Nacional, uno de ellos ya en el sector privado, a los que acusa de aceptar sobornos de dos prostíbulos a cambio de interceder a su favor.
La titular del juzgado de instrucción número 33 de Barcelona, que investiga una supuesta connivencia entre mandos y agentes policiales y los dos prostíbulos más grandes del área de Barcelona -el Riviera y el Saratoga, ambos de Castelldefels-, decidirá mañana si ordena o no su ingreso su prisión, por los delitos de cohecho y revelación de secretos, entre otros.
Tras meses de investigación, la jueza ordenó la semana pasada el cierre provisional, por seis meses, del Riviera y el Saratoga, y envió a la cárcel a uno de los propietarios del Rivera, Antonio H., y a otro del Saratoga, Raul P., acusados de un delito contra los derechos de los trabajadores, cohecho, contrabando y favorecimiento de la prostitución ilegal.
La juez ha dado hoy un paso más y ha centrado su actividad en contra de la actuación supuestamente corrupta de mandos y agentes de la Policía Nacional, que al parecer aprovechaban su cargo y su información para interceder en favor de los prostíbulos a cambio de un beneficio personal.
Esta parte de la investigación sobre supuesta corrupción policial se inició a raíz de una querella que la fiscalía presentó contra el ex inspector jefe del grupo de Extranjería y Documentación José Javier M.P., tras ser denunciado por el propietario de un club de alterne por un delito de cohecho.
La juez ha tomado hoy declaración como imputados al ex jefe de la Ucrif Andrés O., para quien el fiscal ha pedido prisión sin fianza, y a su sucesor y actual director jefe de la Ucrif en Barcelona, A.N., para quien el fiscal ha reclamado prisión con una fianza de 5.000 euros, según han informado a Efe fuentes cercanas al caso.
Ambos están acusados, entre otros, de los delitos de cohecho y revelación de secretos y conocerán mañana la decisión de la jueza sobre si acepta o no la petición de la fiscalía para mandarles a la cárcel.
Durante su declaración, A.N., a quien se le han reproducido conversaciones telefónicas suyas que habían sido intervenidas, ha negado haber aceptado cualquier soborno por parte de los prostíbulos y ha asegurado que estaba muy tranquilo porque no tenía nada que esconder.
También han declarado hoy como imputados un agente actualmente destinado a la Ucrif de Alicante, José María M., y un ex subinspector de la Ucrif de Barcelona, Ignacio L., que han quedado en libertad con cargos.
Se da el caso de que actualmente Andrés O. es el jefe de seguridad de una importante empresa de relojes y que Ignacio L. también trabaja como vigilante para la misma compañía.
En su declaración ante la juez, José María M., a quien también le han reproducido conversaciones telefónicas suyas, ha asegurado que su relación con los dos prostíbulos es "estrictamente profesional" y ha remarcado que no tiene nada que ver con los sobornos.
La investigación del caso sigue abierta, por lo que no se descarta que en los próximos días la juez cite a declarar como imputados a otros mandos o agentes de la Policía Nacional por su supuesta vinculación con este caso.
En la causa, que está bajo secreto de sumario, también han quedado en libertad con cargos en los últimos días otros dueños del Saratoga, José Carlos H., y del Riviera, José V.
Los dos macro-burdeles, los mayores de Barcelona, han sido objeto en varias ocasiones, a lo largo de los últimos años, de diversas redadas policiales, en la mayoría de los casos porque las mujeres que ejercían la prostitución en estos locales carecían de permiso de residencia.