Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El programa del BNG busca un estatus para Galicia, para que pueda decidir y gestionar y se reconozca su lengua

Pide un fondo lácteo, declarar Galicia como "zona altamente dependiente" de la pesca y ayudas para Navantia-Fene tras el veto
El programa que defiende el Bloque Nacionalista Galego (BNG) para las elecciones europeas del 25 de mayo, comicios que encabeza la que ha sido eurodiputada Ana Miranda, busca un estatutos propio para Galicia, para la que demanda, en distintas áreas, capacidad de decisión e incluso de veto; reclama la potestad de gestionar fondos, y que sea circunscripción electoral en los comicios europeos --actualmente son de ámbito estatal--.
Y también demanda que el idioma propio de Galicia sea reconocido como lengua oficial, aunque el BNG ya viene usando el portugués --lengua de la misma raíz (galaico-portugués) y con el que preserva similitudes-- en el Europarlamento cuando ha tenido representación, como ha hecho Ana Miranda durante el periodo en que ha ocupado el escaño rotatorio en el grupo de la ALE.
Es el programa, en palabras del portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, de la "Galicia que no se resigna, que defiende el país, que considera que tiene futuro; el programa de la defensa de los sectores productivos, de los derechos sociales; y el programa de la rebeldía, de los que quieren futuro y no se resignan".
Durante un receso del Consello Nacional --máximo órgano de decisión entre asambleas-- en el que el BNG da el punto y final a su programa tras una tramitación de tres meses, Xavier Vence ha desgranado las principales líneas de estas tesis, que han contado con la participación de los diversos sectores "afectados" por las crisis y las políticas de la Unión Europea, con "docenas" de reuniones.
Así las cosas, y "frente a una Galicia sumisa y obediente", frente a una "política de reducción de salarios, y de la gran banca" impulsada "Rajoy"; y una Galicia de la "resignación" cuya defensa atribuye a Feijóo, el BNG pide "gestionar todos los fondos" que le correspondan a Galicia, que se regulen las transacciones financieras, regular una política impositiva mínima común para las grandes fortunas y evitar que los recursos se vayan a países con condiciones más favorecedoras; y suprimir los paraísos fiscales en Europa y la UE.
Los nacionalistas gallegos también reclaman una auditoría de la deuda pública del os países, en especial, de España, ya que el Bloque considera que parte de ella es "ilegítima"; y que se refuerce el sistema de pensiones y se garanticen la sanidad y la calidad de los servicios públicos.
DEMOCRATIZACIÓN
Para el BNG, es necesario "democratizar" las instituciones europeas, empezando por el Banco Central Europeo (BCE), que "no responde ante el Parlamento y sólo fue creado en función de los intereses de la banca privada", cuyos "lobbies" de presión es preciso "impedir".
También exige el "control directo" del Parlamento sobre todas las decisiones de los Consejos de Ministros de la UE, y de los presupuestos europeos.
El Bloque también propone "avanzar en el reconocimiento de la ciudadanía y de las naciones sin estado", y que a éstas se les "permita la libre expresión en estados propios".
SECTORES PRODUCTIVOS
Las tesis programáticas también incluyen propuestas para los sectores productivos "más afectados por las políticas europeas", como son un fondo lácteo, que se declare Galicia como "zona altamente dependiente" de la pesca y que el levantamiento del veto a Navantia-Fene (previsto para 2015) esté acompañado de un programa de ayudas para la modernización del astillero en cuanto a la construcción civil.
El documento, con un análisis crítico con el modelo "antisocial y antidemocrático" de Europa, y con el "incremento de las desigualdades y pobreza" en los países del sur, propone, en el sector agrario, un "fondo lácteo" con fondos comunitarios, con los que se pretende "apoyar económicamente la viabilidad de las explotaciones lácteas", singularmente, las que tuvieron que comprar cuota para adaptarse a un sistema que ahora va a finalizar en marzo de 2015.
Los nacionalistas recuerdan que las explotaciones gallegas han estado comprando cuota láctea durante años, lo que le ha ocasionado un elevado endeudamiento, y de ahí que demanden este fondo lácteo para poder "hacer la transición" de uno a otro sistema.
SECTOR PESQUERO
En el sector pesquero, el Bloque pedirá que Galicia "sea formalmente" declarada "zona altamente dependiente de la pesca" y que, por lo tanto, tenga presencia en las instituciones comunitarias con "derecho de objeción (veto) y decisión", así como garantizar su presencia en las instituciones en que se decidan políticas en la materia, singularmente, la Comisión Europea y el Consejo de Ministros de la UE.
Además, aboga por que se puedan destinar fondos que permitan la modernización de la flota y, en concreto, la de bajura, con el fin de "mejorar las condiciones de trabajo, habitabilidad y seguridad a bordo de las embarcaciones". El 90 por ciento de la flota de Galicia es de bajura.
Sin abandonar esta materia, los nacionalistas reclaman que para la pesca artesanal y bajura se eliminen los TAC, ya que se trata de una pesca selectiva y no "depredadoras", con barcos de menos de 15 metros de eslora, como explican.
En este apartado, el Bloque también solicita que se "negocien nuevos acuerdos pesqueros" para que los buques gallegos puedan volver a faenar en Mauritania y Marruecos, y se establezcan nuevos protocolos en países como Guinea, Senegal, Namibia o Sudáfrica.
SECTOR NAVAL
Para el naval, el BNG avanza que vigilará el levantamiento del veto, y pide que éste se "acompañe de ayudas públicas que impliquen inversión y modernización del astillero, para ponerlo a plena operatividad", y con el fin de solucionar la obsolescencia.
El Bloque incide, además, en que Galicia tenga la "gestión directa" de los fondos a los que tenga derecho la comunidad, es decir, que las distintas partidas existentes "se territorialicen" con el fin de que se destinen en función de las necesidades de cada uno.
Los nacionalistas también apuestan por que la UE "incremente el presupuesto" para la conservación de la Red Natura y, en particular, de la Red Natura 2000; y demandan que el programa Erasmus se mantenga y se "modifique la tendencia" de conceder préstamos o prácticas laborales, para priorizar las becas.