Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez prohíbe filmar la declaración en juicio de los mossos acusados de la muerte de Benítez

Grabar a los agentes puede adelantar la "condena social aunque luego sean declarados inocentes"
El magistrado del tribunal que desde este lunes juzgará por la muerte de Juan Andrés Benítez en 2013 a seis agentes de los Mossos d'Esquadra, José Luis Ramírez Ortiz, ha prohibido a los periodistas grabar en vídeo todas las sesiones del juicio con excepción de las cuestiones previas y los informes finales de las partes.
En un auto de este viernes recogido por Europa Press, el juez, que presidirá el tribunal del jurado popular, ha acordado que solamente permitirá que durante el resto del juicio --que está previsto dure más de un mes-- se grabe en audio, lo que incluye las declaraciones de los seis agentes acusados de homicidio y de otros dos acusados de obstrucción a la justicia.
Ramírez Ortiz justifica así esta medida excepcional: "La divulgación de la imagen de los acusados, que gozan de tal presunción --de inocencia--, puede ser un adelanto de condena social aunque luego sean declarados inocentes, lo que puede ser especialmente lesivo teniendo en cuenta que se trata de agentes de la autoridad que podrían continuar en servicio activo".
El juez argumenta que la duración del juicio supondrá una "sobreexposición en los medios" de los mossos y que Internet tiene un efecto de perpetuación de la imagen ya que, una vez que ha sido tomada, permanece en las redes ilimitadamente perdiéndose el control sobre la misma, lo que genera un perjuicio de muy difícil reparación.
También sostienen que la captación de imágenes puede incidir en el comportamiento de los testigos: al juzgarse a varios agentes por presuntamente matar a un ciudadano tras una reducción policial, la grabación en vídeo de sus testimonios podría afectar a su fiabilidad por temor "a posibles represalias o consecuencias adversas según fuera el contenido de sus declaraciones".
El juez, además, cree que la captación de imágenes puede influir en el jurado, que debe basarse exclusivamente en las pruebas para emitir su veredicto y, según el magistrado, "estos principios peligran cuando se proporciona información visual de un juicio de interés mediático, en especial como el presente".
"JUICIOS PARALELOS"
"Puede propiciarse la existencia de juicios paralelos, cuyas interferencias sobre el juicio oral pueden ser graves. Piénsese en el caso, real, de testigos que, tras declarar en el juicio oral televisado, pasan a prestar declaración en determinados programas televisivos", añade el juez.
"No es infrecuente en estos casos que las imágenes captadas y seleccionadas 'ad hoc' por su dramatismo sirvan de soporte de algunos programas de opinión que reelaboran la información obtenida del proceso, potenciando los aspectos más espectaculares", añade el juez.
Está previsto que este lunes, a las 10 horas, comience la selección del jurado y comience el juicio con la lectura de los escritos de calificación y alegaciones; todo ello, si finalmente no fructifica un hipotético pacto entre las partes que evite el juicio a cambio de una pena mínima para los mossos por homicidio imprudente.