Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez prohíbe "terminantemente" tener móviles u ordenadores durante la declaración de la Infanta

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha dictado una providencia mediante la que prohíbe "terminantemente", durante la comparecencia de la Infanta Cristina prevista el próximo 8 de febrero, que ninguna persona acceda al interior del edificio judicial de Via Alemania con móviles, 'tablets', ordenadores portátiles o cualquier otro dispositivo apto para la captación de imágenes o sonidos. Una medida que también se aplicará él mismo así como los fiscales anticorrupción.
"Esta medida es de aplicación absolutamente a todos aquellos que, por razones justificadas por supuesto, accedan al edificio", con la "sola excepción", precisa, de los funcionarios adscritos al servicio de guardia o de la Clínica Médico Forense, que sí podrán introducir estos aparatos. El titular del Juzgado de Instrucción número 3 atribuye esta decisión a la necesidad de asegurar que ninguna grabación, ni de imagen ni sonido, se obtenga "fuera de los cauces habilitados para ello".
El juez asevera que no se entregará copia de la grabación a ninguna de las partes, aunque sí su transcripción cuando sea recogida por escrito. Según la providencia, los dispositivos deberán ser depositados en el control de entrada cuyos funcionarios introducirán en bolsas adecuadas.
Se trata de una medida que el instructor ha adoptado en la misma resolución en la que acuerda que la declaración de la hija del Rey se registre en audio y no en vídeo, tal y como solicitó la defensa de la Duquesa de Palma, y en contra de lo cual se posicionaron el sindicato Manos Limpias y Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin al frente del Instituto Nóos. El magistrado aclara que esta petición "perfectamente" hubiera sido atendida si la hubiera interesado cualquier otra parte del proceso judicial.
GRABAR LAS DECLARACIONES, LO HABITUAL EN EL CASO NÓOS
La grabación en audio de la declaración de la Infanta permitirá agilizar el interrogatorio, frente a la primera deposición del Duque, que acabó teniendo, precisa el juez, "una duración a todas luces escandalosa, próxima a las 25 horas". "Y no porque ese tiempo fuera el invertido en formular las preguntas y en contestarlas sino porque la constatación de cada respuesta generaba un interminable debate sobre su correcta redacción", añade el magistrado.
Ello derivó en una providencia con la que, al objeto de evitar "la anterior distorsión", se acordaba que todas las declaraciones en el marco del caso Nóos serían grabadas, de modo que gracias a ese sistema "la instrucción de la causa se ha agilizado, permitiendo acumular en una sola jornada actuaciones que, en otro caso, requerirían varios día, y se ha dotado de mayor seguridad a la documentación judicial", sin que la misma haya trascendido a los medios de comunicación.