Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un propietario del prostíbulo Saratoga admite que su club tenía "chicas" en situación irregular

Niega haber pagado por información de redadas y que el "hotel" fuese un prostíbulo
El copropietario del prostíbulo de Castelldefels (Barcelona) 'Saratoga' Raúl P. ha reconocido este martes durante el juicio en la Audiencia de Barcelona que en "el hotel o club" que dirigía había chicas en situación irregular que ejercían la prostitución.
"Puede ser que sí, porque en las redadas se habían encontrado chicas", ha declarado, aunque niega que en el club hubiera una habitación oculta para esconder a las menores o a las mujeres sin 'papeles' y que ejercieran la prostitución bajo el control de unas 'mamis' o de los encargados.
Según él, el local no tenía horarios ni cobraba comisiones por sexo con las mujeres, pero "cuanto más atractivas eran las chicas hospedadas, más gente venía cuando bajaban a la sala de fiestas", sobre lo que ha coincidido en su declaración el otro copropietario, José Carlos H.
Ambos han negado que acordaran con miembros de la entonces cúpula de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Barcelona dependiente de la Ucrif --y en concreto con el entonces inspector jefe Andrés O.-- intercambiar información sobre posibles redadas a cambio de pagarles comisiones.
"Jamás", ha respondido Raúl P., aunque admite que Andrés O. era un amigo suyo y del exencargado del club Carmelo S. a quien pidieron consejo tras la presunta extorsión del inspector jefe José Javier M.P., que está suspendido de sus funciones y para quien el fiscal pide 44 años de cárcel.
El ahora jubilado inspector jefe Andrés O. ha declarado que es "falso" que él cobrara por informaciones, ya que desde 2005 ya no era policía, sino que trabajaba en una empresa de relojes, pero el fiscal Anticorrupción Fernando Bermejo ha destacado que, aun jubilado, no se desvinculó de la presunta trama.
NIEGAN SOBORNOS CON RELOJES
El copropietario José Carlos H. ha negado que, a través del confidente Manuel G.C. --clave en la investigación policial para destapar la presunta trama de proxenetismo y soborno policial-- se hubieran comprado relojes en la joyería Rabat para entregar a Andrés O.
"Nunca", ha declarado, y sostiene que tampoco se dio dinero a ese confidente --que declarará como testigo en los próximos días-- para pagar una operación quirúrgica del hijo de Andrés O. a cambio de obtener información sobre las redadas.
DROGA Y DISPARO
Policías y propietarios han tratado de desacreditar al confidente Manuel G.C., que Andrés O. considera "un cocainómano", y el exencargado Carmelo S. ha dicho que se le prohibió entrar en el local porque sospechaban que "trapicheaba" con droga.
Además, Carmelo S. ha declarado que ese confidente llegó a efectuar un disparo dentro del 'Saratoga' en 2007 después de malos entendidos con los propietarios del local.
Al preguntarle el fiscal por qué no lo denunciaron, el copropietario Raúl P. ha respondido: "Nos acojonamos", aunque le acabaron denunciando cuando José Javier M.P. les amenazó con redadas y pidieron la opinión de Andrés O.
Fiscalía pide de 3 a 44 años de cárcel para los 20 acusados que declaran esta semana, por favorecimiento de prostitución, pertenencia a organización criminal, asociación ilícita para delinquir, cohecho pasivo, revelación de secretos, omisión del deber de perseguir delitos, aprovechar información privilegiada, falsificar documentos oficiales, extorsión en concurso medial con delito cometido por funcionario público contra derechos individuales, violación de información por razón de cargo, e infidelidad en custodia de documentos.