Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez rechaza una querella contra dos mossos por lesiones en los altercados de Can Vies

El Juzgado de Instrucción 3 de Barcelona ha rechazado una querella presentada contra dos agentes de los Mossos d'Esquadra por un supuesto delito de lesiones a un joven durante los altercados en mayo por el desalojo del centro 'okupa' Can Vies del barrio de Sants.
En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, el juzgado argumenta que los dos policías cumplieron "las órdenes que recibieron en cuanto a impedir el paso a determinadas zonas conflictivas a cualquier ciudadano que pretenda adentrarse en las mismas".
Incide en que el joven, I.J.M., desobedeció las indicaciones de los agentes, se enfrentó a ellos y "acomete contra los mismos utilizando la bicicleta que lleva", lo que añade que podría constituir un delito de desobediencia a la autoridad.
El juez recuerda que los Mossos pueden utilizar la fuerza que sea precisa para garantizar la paz pública, y considera que durante los altercados se estaban llevando a cabo "actuaciones extremadamente violentas".
Los abogados del joven, Montserrat Fernández y Andrés García, ya han presentado un recurso de apelación contra la inadmisión de la querella en el que consideran "rotundamente falso" que se enfrentase a los policías.
Además, sostienen que la afirmación del juez de que la actuación de los agentes se produce por órdenes de sus mandos "no desvirtúa" su acción, sino que, en todo caso, la responsabilidad podría extenderse a estas instancias superiores.
También inciden en que el hacer alusión a los disturbios que se produjeron en el barrio tras el desalojo, "nada tiene que ver con la agresión sufrida por la víctima".
La querella había sido presentada por el joven el 30 de mayo contra dos agentes de la Brigada Móvil de los Mossos --antidisturbios--, uno de los cuales se dirigió contra él y le dio "un golpe seco y directo contra la cabeza que le causó una fractura en el pabellón auricular izquierdo", según alegaron.