Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre recoge firmas para que el violador de su hija condenado no eluda la prisión

La madre de una menor de 13 años ha iniciado una campaña de recogida de firmas a través de Internet para pedir que el violador de su hija condenado a cinco años de prisión en sentencia firme ingrese en prisión, después de que haya solicitado la suspensión de la pena aduciendo el atenuante de alcoholismo.
La Audiencia de Tarragona condenó el 18 de junio de 2014 al abusador, tío de la niña, a cinco años de prisión y la prohibición de acercarse a la niña durante 10 años por un delito de abusos sexuales continuados, después de que las partes llegaran a una conformidad y no se celebrara el juicio, según la sentencia recogida por Europa Press
La madre, Lorena Alzuria, ha explicado a Europa Press que optó por aceptar el pacto de conformidad que le expuso la Fiscalía para ahorrarle a su hija tener que declarar "y volver a revivir el dolor", pensando que el condenado se pasaría como mínimo a cuatro años de prisión pese a que inicialmente se exponía a una condena de más de 10 años.
En el pacto, según la mujer, se reconocía el daño hecho a la menor, se aseguraba que cumpliría como mínimo tres cuartas partes de la condena, 10 años de alejamiento, una indemnización de 10.000 euros y además, era "firme e irrevocable".
No obstante, el condenado ha solicitado la suspensión de la condena en base al artículo 87.1 en relación al artículo 20.2 del Código Penal, alegando el atenuante de alcoholismo, que no tiene antecedentes penales y que se encuentra plenamente integrado en la sociedad.
Ante esta posibilidad, que deberá dirimir la Audiencia de Tarragona, la madre de la víctima ha presentado varios escritos contrarios a la medida en los que asegura que el abusador lleva años rehabilitado del alcoholismo y que este eximente ya se ha tenido en cuenta en la rebaja de la condena.
Además, argumenta que "no sería de justicia ni entendible por la sociedad que ante un delito continuado de abusos sexuales de un tío sobre su sobrina, con penetración vaginal, reconocido por el propio condenado, y penado en abstracto con pena superior a 10 años de prisión tuviera como único castigo real y apreciable una orden de alejamiento".
La madre ha lamentado en declaraciones a Europa Press que si el abusador queda libre "es una vergüenza, ha destrozado la vida de una niña y de su familia".
Por ello, han iniciado una campaña a través de la web 'Change.org' para recoger firmas que se entregarán en septiembre a la Audiencia, y que ya ha recabado más de un millar de adhesiones.