Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(2) El pacto prevé que la reforma fiscal y la lucha contra el fraude aporten 1.500 millones entre 2014 y 2016

El Parlamento acordará las líneas básicas de la fiscalidad y se acometerá la interconexión de las bases de datos de las Haciendas
El acuerdo suscrito este lunes entre el PNV y el PSE prevé que la reforma fiscal y la lucha contra el fraude aporten a las arcas vascas un total de 1.500 millones de euros entre 2014 y 2016. Además, establece que el Parlamento "debata y acuerde" las líneas básicas de la fiscalidad antes de trasladarlas a las Juntas Generales, así como la interconexión de las bases de datos de las tres haciendas de la Comunidad Autónoma de Euskadi.
El capítulo fiscal, segundo de los asuntos acordado entre jeltzales y socialistas dentro del "Preacuerdo para conseguir una Euskadi más moderna, solidaria, sostenible y competitiva", pretende dotar a Euskadi de un sistema fiscal "más justo, progresivo y eficiente".
Con este objetivo, concluyen que el Parlamento vasco, "de acuerdo con sus competencias de armonización, coordinación y colaboración fiscal", debata y acuerde "las líneas básicas de la fiscalidad vasca". Estos acuerdos se trasladarán a las Juntas generales de los Territorios Históricos, en las que ambos partidos se comprometen a "defenderlos y apoyarlos".
Según el texto, el Gobierno vasco elaborará, en el plazo de cuatro meses, las propuestas normativas necesarias para desarrollar la Ley 3/1989, de 30 de mayo, de Armonización, Colaboración y Coordinación Fiscal, respecto a los "elementos sustanciales" que el Órgano de Coordinación Tributaria (OCT) de Euskadi, considere "no armonizados" y que, posteriormente se trasladarán a la Cámara autonómica.
El pacto destaca como una de las "prioridades" la lucha contra el fraude y la elusión en el pago de impuestos y por ello, acuerdan la creación de una Comisión de Lucha contra el Fraude Fiscal. Ésta será la encargada de elaborar el Plan Conjunto de Lucha contra el Fraude, con la participación de los tres Territorios Históricos y el Gobierno.
El Plan, de carácter anual, al que se podrán añadir planes específicos y complementarios de Inspección de las Haciendas Forales, establecerá "unos objetivos evaluables en actuaciones y resultados", de los que se informará cada año en las Juntas Generales y el Parlamento.
COLABORACIÓN
El PNV y el PSE, que asumen la "imprescindible colaboración" entre las tres Haciendas Forales, se comprometen, "para fomentar esta colaboración" a "impulsar el establecimiento de convenios de colaboración entre las administraciones competentes que establezcan un sistema estable y recíproco de intercambio de información".
En los convenios se recogerán los términos en los que se realizará el intercambio, que incluirá la interconexión informática en tiempo real de las bases de datos tributarias, "siempre con las debidas garantías legales".
Según el texto, la interconexión de las bases de datos tributarias que se establezca entre las tres Haciendas Forales para permitir "el acceso recíproco en tiempo real a la información que precisen en relación a actuaciones fiscales de su competencia", tendrá, al menos, "la misma intensidad y contenidos" incluidos en el convenio firmado el 11 de mayo de 2011 por el Departamento de Hacienda y Finanzas de la Diputación foral de Gipuzkoa y la Agencia Estatal de Administración Tributaria, plasmado en la Orden Foral 481/2011.
Nacionalistas y Socialistas se comprometen a "propiciar" que la negociación y firma estos convenios entre las tres instituciones forales se produzca antes de finalizar el primer trimestre del 2014. También acuerdan "impulsar que los dispositivos de interconexión informática de las respectivas bases de datos tributarias estarán operativos "en el menor plazo de tiempo posible".
Los firmantes del preacuerdo consideran que, con la reforma fiscal, la lucha contra el fraude y otras medidas recogidas en el documento, se dispondrá de otros ingresos y recursos de 1.500 millones de euros entre 2014 y 2016. La parte del Gobierno vasco se destinará "prioritariamente" a la financiación de las políticas acordadas.