Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez ordena que los trajes que la trama regaló a Betoret se depositen en contenedores de recogida de ropa

El magistrado del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) Juan Climent ha acordado destinar a la caridad los trajes que la trama Gürtel regaló al ex jefe de Protocolo de la Diputación de Turismo y ex jefe de Gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret.
Así consta en una providencia, con fecha 14 de abril, dictada por el magistrado-presidente del tribunal del jurado que juzgó al expresidente de la Generalitat Francisco Camps y al ex secretario general del PPCV Ricardo Costa en la conocida como 'causa de los trajes' dentro del 'caso Gürtel'.
En este procedimiento había inicialmente cuatro acusados: Camps, Costa, Betoret y el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos. Antes de iniciarse el juicio, los dos últimos --Betoret y Campos-- se conformaron con los hechos por los que estaban acusados y fueron condenados a pagar una multa de 9.600 euros por un delito de cohecho pasivo impropio. Por su parte, Camps y Costa fueron juzgados ante un jurado popular, que les declaró no culpables, por lo que fueron absueltos.
Junto a la multa fijada para Campos y Betoret, el tribunal también ordenó respecto al primero que pagara los 5.529 euros correspondientes al equivalente del decomiso de los trajes; y sobre Betoret, acordó que entregara las prendas que recibió de la trama Gürtel.
En noviembre de 2011, Rafael Betoret entregó los trajes que le había regalado la trama, y el magistrado-presidente del jurado requirió a las partes que se pronunciaran sobre el destino que se le debía dar a estas prendas de vestir. En concreto, se trata de prendas de vestir como trajes, americanas, un pantalón y abrigos, valorados en 13.499 euros.
Ahora, el magistrado ha dictado una nueva providencia en la que acuerda entregar estas prendas a una entidad sin ánimo de lucro al estimar que por la naturaleza de los bienes, prendas de vestir usadas, su realización por medio de persona o entidad especializada, o mediante subasta pública "resultaría antieconómica".
Además, el juez ordena que, con la finalidad de imposibilitar su posible identificación, se depositen los trajes en contenedores de recogida de ropa y calzados usados una vez retirados los signos distintivos o etiquetas que lleven. Los contenedores son los instalados por el Ayuntamiento de Valencia en distintos puntos de la ciudad con fines sociales.