Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La secretaria de Rato tuvo "una discusión importante" con él tras negarse a firmar unos papeles después del registro

La secretaria del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, que le ha acompañado en sus distintas funciones a lo largo de más de 30 años, confesó a la Guardia Civil que tuvo una "discusión importante" con su jefe en abril del pasado año, un día después de su detención y el registro de sus propiedades porque se negó a firmar unos documentos que éste le presentó.
Según desvela el acta de la declaración prestada en las dependencias del Instituto Armado en Tres Cantos (Madrid) el pasado 1 de octubre, a la que ha tenido acceso Europa Press, Teresa Arellano aseguró que conserva esos papeles en los que Rato quiso sin éxito que estampara su firma y que están relacionados con la empresa Kradonara, centro de la trama societaria con la que los investigadores relacionan al expresidente del FMI.
Arellano explicó que fue nombrada administradora de Kradonara, pese a su oposición inicial, en diciembre de 2014, después de que el anterior encargado cesara en sus funciones. A pesar de que ella no quería, se encontró con que su jefe la citaba en una notaría para formalizar la escritura del nombramiento. "En aquel momento me sentí presionada y firmé", dijo.
No obstante, la secretaria aclaró a los agentes que nunca ha firmado nada relativo a esta empresa. Concretó que sólo un mes antes de la operación, en marzo del pasado año, acudió al banco Santander en sus funciones de administradora y "le exhibieron un documento relacionado con blanqueo de capitales".
No quiso que su firma figurara en ese papel por lo que tuvo que ser Rato el que se ocupara de hacerlo, dijo. También dejó claro que "en todas las actividades que ella ha realizado", desde que comenzara a trabajar con Rato en 1983 en Alianza Popular, "su función ha sido transmitir las directrices de Rato".
Además, negó ser "la persona de confianza de Rato en el tema de los negocios", papel que otorgó a otro de los imputados en la causa que investiga las irregularidades en su patrimonio, Miguel Ángel Montero, que lleva --dijo-- "todas las empresas de toda la vida".