Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ex concejal socialista Luis García 'Luigi' era el cerebro de la red de corrupción

El ex concejal socialista Luis García en una imagen de archivo. Foto: EFEtelecinco.es
Los ocho detenidos en la provincia de Barcelona serán trasladados este jueves a Madrid para ser interrogados por el juez Garzón. El magistrado se verá las caras con el alcalde Bertomeu Muñoz y el ex diputado socialista Luis García, los que, según fuentes de la investigación suman los delitos más graves.
Se les acusa de tráfico de influencias, blanqueo de capitales, cohecho y falsedad documental en licencias urbanísticas.
Luis García, conocido como Luigi, era el supuesto cerebro de la trama y era el encargado de poner en contacto a empresarios y ayuntamiento. Cobraba comisiones millonarias por construcciones que triplicaban sospechosamente su valor inicial. Por ejemplo, un edificio de Santa Coloma todavía en obras fue vendido por 12 millones de euros por el consistorio y revendido más tarde por 47 millones por una de las empresas implicadas en la operación.
Irregularidades que no se denunciaron
Además, ha trascendido que la Sindicatura de Comptes halló en 2003 irregularidades en varios aspectos de la gestión de Bartomeu Muñoz al frente del ayuntamiento, como en la adjudicación de obras, aunque ningún grupo del Parlament quiso analizar y debatir el informe cuando se recibió en 2007.
En el estudio, la Sindicatura de Comptes analizaba minuciosamente tres áreas de gestión del consistorio en las que detectó varias irregularidades, como en el impuesto sobre las plusvalías de terrenos de naturaleza urbana, la gestión de personal y las inversiones reales y su financiación.
La auditoría desvela, en el apartado de inversiones y financiación, que había dos obras, presupuestadas en 496.003 euros en total, que fueron realizadas sin formalizar el preceptivo expediente administrativo, lo que el informe ya advertía que podría derivar en responsabilidades administrativas. BQM