Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez admite a trámite la solicitud de Abengoa de homologación del acuerdo de refinanciación

Ningún acreedor podrá iniciar o continuar ejecuciones singulares contra el patrimonio de Abengoa o de sus 44 filiales
El Juzgado de lo Mercantil nº2 de Sevilla ha admitido a trámite la solicitud de Abengoa y de otras 44 filiales de homologación del acuerdo de refinanciación, al haber aportado el acuerdo y la certificación del auditor de cuentas de que el mismo ha sido adoptado por más del 51 por ciento de sus respectivos acreedores de pasivos financieros.
Así lo señala la providencia del magistrado Pedro Márquez Rubio con fecha de lunes 28 de marzo, mismo día en el que se ha presentado esta solicitud.
De esta manera, se paralizan las ejecuciones singulares que se siguieran contra el patrimonio de cada una de las sociedades solicitantes, "lo que implica la imposibilidad de iniciar tales ejecuciones".
Al admitir a trámite por parte del juez la solicitud de Abengoa, ningún acreedor podrá iniciar o continuar ejecuciones singulares contra el patrimonio de Abengoa o de sus 44 filiales.
Así, tras considerar al Juzgado de lo Mercantil nº2 de Sevilla competente tanto objetiva como territorialmente, ahora será el juez quien decida si admite esta homologación. Contra esta resolución cabe recurso de reposición ante este juzgado y cuenta con cinco días hábiles de plazo.
De igual manera, la letrada de la Administración de Justicia de este juzgado procederá a la publicación de esta providencia en el Registro Público Concursal, "haciendo constar que los efectos cuya extensión se pretende son los correspondientes a la espera hasta el 28 de octubre de 2016".
HASTA EL 28 DE OCTUBRE PARA ALCANZAR UN ACUERDO
Abengoa dispone en este momento de la adhesión de un 75% de acreedores financieros con los que ha fijado la fecha del 28 de octubre del 2016, plazo para fijar un acuerdo con ellos. Por lo tanto, es el juez ahora quien tiene que acordar si admite esta homologación.
En concreto, Abengoa ha logrado el apoyo del 75,04 por ciento de los acreedores financieros para solicitar en el Juzgado la homologación del contrato de 'standstill' o prórroga en el proceso de negociación de reestructuración financiera y evitar de esta forma que se declare el concurso.
De este modo, la compañía supera la mayoría requerida por la ley, que establece un límite del 60 por ciento, según ha informado este lunes la firma sevillana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
No obstante, de conformidad con las previsiones del contrato de 'standstill', podrán adherirse nuevos acreedores hasta la fecha en la que el juez se pronuncie, por lo que podrá incrementarse el porcentaje de apoyo en los próximos días.
"Este es un paso clave en el proceso de reestructuración de Abengoa y permite a la compañía llevar a cabo el plan de viabilidad económica y financiera propuesto y que ya ha sido aceptado por los acreedores financieros, retomar el negocio con estabilidad y proteger su posición de liderazgo en los sectores de energía y medioambiente", ha subrayado este lunes la compañía.
Fuentes conocedoras del proceso ha explicado a Europa Press que una vez presentadas al juez las adhesiones del 75,04 por ciento y si este concede el aplazamiento, el proceso será continuar desarrollando la documentación legal del preacuerdo alcanzado.
Después se someterá a la consideración de los acreedores y se pedirá su voto a favor para presentarlo al juzgado durante los próximos cuatro o seis meses. Posteriormente, Abengoa tendrá que solicitar la celabración de una junta general de accionistas para su aprobación.
75% DE ADHESIONES PARA LOGRAR EL ACUERDO FINAL
Este 28 de marzo es la fecha fijada para la finalización de la fase de preconcurso en la que se encuentra la compañía desde hace cuatro meses. Sin embargo, Abengoa ya tenía cerrado un acuerdo con bancos y bonistas tenedores de cerca del 40 por ciento de la deuda y había logrado en los últimos días que este porcentaje se elevara al 60 por ciento, el umbral establecido por la normativa para ampliar el plazo de preconcurso.
La compañía deberá a partir de ahora reunir una masa acreedora superior al 75 por ciento para lograr que prospere el acuerdo de reestructuración de sus cerca de 9.000 millones de euros de deuda, que ya cuenta con el apoyo expreso de importantes fondos de inversión y que dejará reducida al cinco por ciento la participación de los actuales accionistas.
Al margen de los actuales accionistas, que dispondrán de la opción de elevar su participación al diez por ciento en la Nueva Abengoa, el acuerdo incluye además una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones de euros en cinco años a la que se conoce como 'dinero nuevo' y cuyos partícipes tendrán acceso al 55 por ciento del capital.
En cuanto a los actuales acreedores de la compañía, tendrán un 30 por en la Nueva Abengoa, después de sufrir una quita del 70 por ciento. En este grupo figura el grupo de los bancos implicados en las negociaciones, inicialmente conocido como G-7, además de los bonistas.