Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El retrato de una sonriente Trinidad Jiménez luce desde hoy en el Ministerio de Exteriores

El retrato de una sonriente Trinidad Jiménez luce desde este lunes en el Palacio de Santa Cruz, una de las sedes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
La exjefa de la diplomacia y actual diputada socialista ha descubierto el cuadro acompañada de su sucesor en el cargo, José Manuel García-Margallo, en un acto al que han acudido varios altos cargos del departamento y algunos miembros del equipo de la exministra, como el exsecretario de Estado y exembajador en la ONU Juan Antonio Yáñez Barnuevo.
El retrato, obra del pintor Rafael Núñez, autor de varios cuadros del Rey Don Juan Carlos expuestos en Embajadas españolas, muestra a Jiménez de pie, con los brazos cruzados y sonriendo sobre un fondo liso de color arena que contrasta con el traje de chaqueta negro que luce la política.
En declaraciones a Europa Press, Núñez ha explicado que decidió pintar a Jiménez sobre un fondo neutro pensando en el lugar donde iba a ser expuesto el cuadro. En la Galería de Retratos del Palacio de Santa Cruz, donde están los responsables de la diplomacia española desde Alberto Martín Artajo, que ejerció el cargo desde 1945 a principios de 1957, son mayoría los ministros que posan rodeados de objetos.
Por eso, Núñez prefirió pintar a Jiménez sobre un fondo neutro, en línea con el retrato de Javier Solana pintado por Hernán Cortés que luce en la misma galería. El resultado, destaca Núñez, es una mujer que irradia luz con esa sonrisa que la caracteriza.
En el acto, García-Margallo ha elogiado de su antecesora su "amabilidad y cariño por España" y le ha reconocido que la reciente victoria de España en la elección para formar parte del Consejo de Seguridad también era un triunfo suyo y de sus predecesores.