Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Artur Mas sostiene en 'The New York Times' que no hay 'plan b' al 9N

Mas preside la presentación del libro blanco de la transición nacional de CataluñaEFE

El presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, ha sostenido que en estos momentos no hay alternativa a la consulta soberanista y ha defendido el consenso entre los partidos que apoyan el 9N: "No hay plan b".

"El único plan es votar el 9 de noviembre y estamos considerando todos los posibles caminos que nos llevan dentro de la ley", ha dicho en una entrevista en 'The New York Times' recogida por Europa Press, concedida el pasado martes.
Mas no ha descartado del todo la convocatoria de unas elecciones autonómicas de carácter plebiscitario, pero ha destacado que esta vía ahora no está encima de la mesa.
"Tenemos un tercer instrumento, que no queremos utilizar hoy en día", que es un eventual adelanto electoral, por lo que es una estrategia que sigue sin contemplar.
Así, unos comicios plebiscitarios son una opción que está "en un cajón que está cerrado en este momento", y que sólo se abriría siempre que haya consenso entre los partidos que apoyan el 9N.
Su objetivo, ha dicho, es mantener el acuerdo entre el Govern y los partidos que apoyan el 9N para encontrar una "manera" de garantizar que pueda celebrarse.
Él quiere que la consulta sea una realidad y hará todo lo posible para lograrlo, y en este sentido, ha agregado: "El que lucha puede ganar o perder, pero quien no lucha ya ha perdido".
Mas ha considerado que él ha evolucionado, "al igual que la mayoría de la sociedad catalana" y ha destacado que desde Cataluña se ha hecho todo lo posible para lograr un buen encaje con el resto del Estado, algo que no se ha conseguido.
También ha lamentado que el Gobierno central presidido por Mariano Rajoy, en vez de dialogar, haya creado un clima de "hostilidad institucional, que no es normal en una democracia española que debería haber madurado".