Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los socios territoriales de Podemos insisten en tener voz propia en el Congreso y exigen facilidades a la Mesa

Las tres coaliciones territoriales en las que participó Podemos en las elecciones del pasado 20 de diciembre han insistido este miércoles en la necesidad de tener voz propia en el Congreso de los Diputados mediante grupos parlamentarios separados y han pedido flexibilidad a la Mesa de la Cámara constituida este miércoles.
Representantes de estas tres candidaturas territoriales --En Comú-Podem, En Marea y Compromis-Podem-- han hecho declaraciones a la prensa después de prometer sus cargos y han exigido poder constituirse como grupo parlamentario ya que, a su juicio, cumplen los requisitos que exige la Mesa de la Cámara, como es tener más de cinco diputados y el 15 por ciento del voto en las circunscripciones en las que se presentaron.
"No contemplamos ninguna otra posibilidad porque cumplimos los requisitos", ha dejado claro la gallega Alexandra Fernández después de que el portavoz de Compromis, Joan Baldoví, haya mostrado su confianza en que los partidos mayoritarios cambien de opinión antes de que finalice el plazo y "abran las puertas" a su aspiración.
Mientras, el cabeza de lista de En Comú-Podem, Xavier Domènech, ha denunciado que negándoles grupo parlamentario se está negando la expresión de "millones de personas" con su voto en las pasadas elecciones. "La existencia de confluencias expresaba realidades, y negando realidades no se anda muy lejos", ha avisado como advertencia a PP, PSOE y Ciudadanos, que cuentan con mayoría en la Mesa de la Cámara.
Además, ha advertido de que puede darse la circunstancia de que se niegue grupo propio a las confluencias pero, en cambio, se le acepte a otras formaciones que no cumplen los requisitos. Aunque no los ha citado expresamente, se encuentran en esa circunstancia Democracia y Libertad y ERC, que no llegan al 15 por ciento en la circunscripción de Barcelona.
NO HABLAN DE GRUPO CONFEDERAL
Ninguno de ellos ha querido adelantar cuáles podrían ser sus alternativas y tampoco se han pronunciado sobre la posibilidad puesta sobre la mesa por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que poco antes que ellos había hablado de formar un grupo "confederal" de Podemos.
En lo que también han coincidido ha sido en criticar los acuerdos alcanzados por PP, PSOE y Ciudadanos para el órgano de gobierno de la Cámara Baja. "El PSOE acaba de firmar su acta de defunción", ha denunciado la gallega Fernández.
A su juicio, este miércoles se ha abierto un "bloque de partidos reaccionarios" para "continuar con esta agonía de régimen". Además, ha lamentado que el "alma progresista" del PSOE no haya sido capaz de imponerse en su partido y hayan "perdido la batalla" ante quienes prefieren "la gran coalición".
Para Baldovi, todo se puede resumir en una frase de la película 'El gatopardo': "Cambiar para que nadie cambie". El diputado valenciano ha reconocido que han cambiado caras en la Mesa del Congreso y ha entrado Ciudadanos, pero "al final nada cambia" y la mayoría sigue en manos de PP y Ciudadanos.
"¿LOS VOTANTES DEL PSOE ESTÁN DE ACUERDO?"
Por su parte, Domenech ha reconocido ver "con preocupación" el pacto alcanzado y se ha preocupado de si los votantes socialistas estarán de acuerdo con esa "gran coalición" y pacto "antinatura".
Además, se ha preguntado por qué se pone el foco en el referéndum catalán para hablar de un posible pacto con el PSOE y no en las exigencias de Podemos para medidas sociales, contra la corrupción o derogación de las reformas laborales. "Sólo hemos oído un 'no' del PSOE al referéndum pero no hemos oído nada de otras cuestiones", ha criticado.
"El PSOE tiene que decidir qué quiere. No puede decir que es la base para la construcción de una alternativa política para el país y a la vez decir "no, no y no".