Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un testigo dice que Granados se hacía llevar "putitas de confianza" a un hotel de Sevilla

El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados y el que fuera su sucesor en el Ayuntamiento de Valdemoro, José Miguel Moreno, se hacían llevar al hotel Alfonso XIII de Sevilla "putitas de confianza" para amenizar su estancia en la capital hispalense durante la Feria de Abril, asegura la Guardia Civil en un informe incorporado al sumario de la trama Púnica, al que ha tenido acceso Europa Press.
La Unidad Central Operativa (UCO) detalla que todos los gastos de estas estancias estaban sufragados por el constructor de Valdemoro Antonio Pardal que justificaba estos presentes con la siguiente frase: "Es el único político que nos ha dado de comer y hay que repartir".
Los agentes se basan en el testimonio de un empleado del constructor, Javier de Frías, que detalló en su declaración que los dos políticos 'populares' disfrutaban en una visita a la Feria "a todo lujo".
Para empezar se alojaban en uno de los hoteles más emblemáticos y exclusivos de Sevilla y empleaban para sus desplazamientos "coches de alto standing" con chófer. Su vehículo privado les transportaba "a las casetas y las corridas de toros" pero también "a clubes de alterne".
"También ha llegado a recoger dos señoritas llegadas de Barcelona, que se alojaron en el Alfonso XIII", dice el testigo que agrega que su jefe le explicó que se trataba de "las putitas de confianza" de José Miguel Moreno.
COLOCÓ A CLEMENCIA, LA HIJA DE PARDAL
El contructor hizo a Granados otros muchos regalos como cabezas de toros Miura, caballos, joyas o ropa de marca, detalla el informe que precisa que el cabecilla de la Púnica llegó "a colocar" en el Ayuntamiento de Valdemoro a una hija de Pardal, Clemencia, a la que puso un despacho propio.
Clemencia, causó baja como contratada en la Comunidad Madrid el mismo día que Granados cesó como Consejero de Presidencia, Justicia e Interior, el día 17 de junio de 2011.