Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal condena a un año de cárcel a un coronel por abuso de autoridad

El Tribunal Militar Central ha condenado a un año de cárcel al coronel de Infantería Francisco Bajo Ojeda como autor de un delito consumado de abuso de autoridad en su modalidad de trato degradante a un inferior. EFE/Archivotelecinco.es
El Tribunal Militar Central ha condenado a un año de cárcel al coronel de Infantería Francisco Bajo Ojeda como autor de un delito consumado de abuso de autoridad en su modalidad de trato degradante a un inferior, la teniente médico, E.R.G., del Regimiento de Munguía (Vizcaya) quien le demandó por acoso sexual.
El fallo del Tribunal considera probados y consumados los hechos denunciados por la teniente médico, quien denunció que fue sometida a una constante presión y acoso por parte del coronel Bajo quien, según su declaración en el juicio, le dirigió distintas insinuaciones de carácter sexual y llegó a tocarle los muslos en el bar del acuartelamiento.
Asimismo, la sentencia, a la que ha tenido acceso EFE, condena al Estado, como responsable civil subsidiario, a indemnizar con 4.000 euros a la víctima. El Abogado del Estado ha anunciado que presentará recurso de casación ante la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo.
En el juicio, celebrado los pasados 13 y 14 de enero, el fiscal pidió una pena de un año y medio de prisión y 4.000 euros en concepto de indemnización para el coronel Bajo por un delito militar consumado de abuso de autoridad, así como que se declare al Estado responsable civil subsidiario, mientras que la defensa solicitó la libre absolución del militar.
Los hechos se remontan al año 2004, cuando el entonces teniente coronel era jefe de la Plana Mayor del Regimiento Mixto de Infantería de Munguía (Vizcaya).
La sentencia, que subraya que concurre la condición de militar de la víctima, concluye que el acusado tuvo hasta siete actuaciones realmente vejatorias contra la dignidad personal y la integridad moral de la teniente médico.
Considera que el coronel sometió a la teniente durante casi dos años a un trato "denigrante, humillante y envilecedor", que "rebasó con creces el mínimo de gravedad exigible" para ser condenado.
Asimismo indica que de las siete actuaciones del coronel Bajo, cuatro tienen "una innegable relación con la condición de mujer de la oficial ofendida y una indiscutible connotación sexual".
Según el testimonio de la teniente médico, el acoso comenzó nada más llegar al regimiento, durante su presentación al coronel Bajo quien, tras conversar durante más de media hora, se acercó y le dijo que qué bien olía y que qué perfume usaba y, ante su expresión de extrañeza, añadió: "No pongas esa cara que es para decírselo a mis mujeres".